Lejanía


El metabolismo
cuenta el tiempo.
Una leyenda,
digna de museos,
cercena la tentación.
«Ver y no tocar»,
ordenan los verbos en infinitivo.
Un ritmo diferente
se embriaga en cuidado.
Frota sus manos
el horizonte.
Como él,
mantenemos
la distancia.