En orden decreciente


Lo haré,
aunque primero
déjame terminar a solas
esta copa
y sentir, una vez más,
el suelo endurecido
sin alfombras.
Manosear con suavidad
este sol
que prende fuego a la calle
y se restriega contra los edificios,
desangrándolos,
anaranjándolo todo
antes de entregarme
a toda la sed
que te prometo.

Lo haré,
porque el sin ti de hoy
contuvo en tu boca
la i más larga y sostenida
que cabe imaginar
y no se consume
desde entonces,
como una llama inagotable
de napalm
que se expande
arrebatándole el oxígeno
a nuestra habitación.

Lo prometo, sólo eso,
pero lo haré
porque esta vez
la derrota
ha caído demasiado cerca.

Blog Amenaza de derrumbe

Anuncios