Te recuerdo…


Dedicado a la hermosa Mirosh

Agrietado en tu cuerpo,
sosegado entre tus caricias,
gustoso entre tus brazos,
alegre con tu sofisticada pasión,
vivo abrumado y tranquilo,
con tu exótica y libidinosa sonrisa,
con tus besos extenuantes,
con tu boca y ojos deslumbrantes,
con tu descomplicada y deleitante cintura,
digo con tu exquisita y delirante figura,
te recuerdo, me abrumo y te quiero.

Te recuerdo que me alegras cuando me amas.
Te recuerdo que tú y todo tu ser,
tus olores y sabores, son míos.
Te recuerdo, te extraño y te amo.

Anuncios

Copitos de miel


honey-356482_960_720

—Mamá, cómprame copitos de miel —suplicó la pequeña Lisa mientras tomaba la mano de su madre y la dirigía a la dulcería.

—Está bien, hija. ¿Cuántos quieres?

—Quiero treinta.

—¿Treinta? Eso es mucha azúcar —opinó Graciela.

—No son para mí, madre.

—¿Entonces, para quién?

—Para mis compañeros del colegio.

—¿Hay una fiesta? La maestra no me ha avisado.

—No, es para endulzarles la vida.

—¿Por qué? No entiendo qué te propones —preguntó la madre, intrigada.

—Mamá, ayer se burlaron de un niño negro, de una niña hispana y de otra musulmana. Ellos lloraron mucho y eso me entristeció —explicó Lisa.

—Pues si quieres consolarlos solo necesitas tres dulces —dijo amorosamente la madre.

—No, los treinta que necesito son para quienes se burlaron, porque ellos no tienen amor en su corazón, porque sus padres les han enseñado a ser injustos, porque les hace falta dulzura en el alma. A los otros tres, los abracé ayer mismo y les prometí que no estarían solos.

Imagen: pixabay.com (CCO Public Domain)

https://pixabay.com/en/honey-sweets-pie-356482/