Estaciones


Tanto invierno en el alma.
El otoño haciendo lo suyo en el cuerpo.
La primavera aferrándose a las esperanzas,
y el último tibio verano que dejó tu recuerdo.

Éxtasis


Entre tu orilla
y mi desvelo
cultivo palabras.
Lanzo anzuelo en
metáfora rotunda.
Cae a pique
en el centro, caracola
y su peso corta la carne más delgada.

Como una lámpara
enciendo todas las que soy:
fértil.

Inquiero con asombro
una de mis preguntas banales
¿Dónde queda
—bajo qué dirección estupefacta—
la alegría innoble del ocaso?

Derramo otoños
hacia allá.