Sable


Hoy encontré pedacitos de papel regados por tu habitación del tren.

Ha pasado día y medio, pero aún no llegamos al destino propuesto.

Parece un sueño y algo me dice que no todo anda bien…


La espera


Vivo por la ilusión de que algún día termine la mentira voladora y caiga el filo de la realidad sobre mis pies.

Cortando la soga que me mantiene a flote, y las cargas de vida que me obligan a ponerme de pie.

Un yunque de papel orbita sobre mi cabeza. Son responsabilidades, los exámenes y tareas que dejé a la mitad por asuntos de pereza.

La guerra contra mi enemigo no aparenta solución venidera…

El sable de la imaginación me cortará por distraído, y la canción que me guía dejará un silencio entristecido.

Aferrado a los libros, las historias sin inhibidos… me despido.

Realidad o fantasía, no estoy apto al desafío.

 

Anuncios

Hacerse un Warhol con una cita de Bertolt Brecht


********************************

Hay hombres que sueñan un día y son buenos. Hay otros que sueñan un año y son mejores. Hay quienes sueñan muchos años y acaban recluidos en su propia pesadilla. Pero hay los que sueñan toda la vida, esos están locos y por eso se les persigue.

********************************

Hay artistas que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y no valen nada. Pero hay los que luchan toda la vida, esos que incluso rubrican con la propia sangre a manos del enemigo.

********************************

Hay leyendas que se cuentan un día y son buenas. Hay otras que se cuentan un año y son mejores. Hay algunas que se cuentan muchos años porque son muy buenas. Pero hay las que nos cuentan toda la vida, esas son las insoportables.

********************************

Hay hombres que mienten un día y son buenos. Hay otros que mienten un año y son mejores. Hay quienes mienten muchos años, a sabiendas de ambas partes y sin que parezca importarle a ninguna de las dos. Pero hay los que mienten toda la vida, esos representan a la más antigua fidelidad del hombre.

********************************

Hay soldados que disparan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año entero sin hacer un solo disparo. Hay quienes hacen la guerra muchos años sin saberse nadie su enemigo. Pero hay los que disparan toda la vida, esos nunca fueron soldados y también son peligrosos.

********************************

Hay castigos que duran un día y son buenos. Hay otros que duran un año y son mejores. Hay algunos que duran muchos años, y son muy buenos. Pero hay tu sola presencia, eso le confirma la perspectiva de las cosas al más abnegado de los mártires.

********************************

Hay hombres que vencen un día y se convierten en villanos. Hay otros que vencen un año y se hacen mejores. Hay quienes vencen muchos años y se transforman en demonios. Pero hay los que nunca llegan a ninguna parte, a veces se suben a los altos más extravagantes y también son impredecibles.

********************************

Hay mujeres que te quieren un día y son buenas. Hay otras que te quieren un año y son mejores. Hay quienes hacen de ti una persona mejor antes de marcharse, y son muy buenas. Pero hay las que se quedan contigo para toda la vida, esas son las que nos salvan.

********************************

Hay lecciones que duran un día y son buenas. Hay otras que duran un año y son mejores. Hay algunas que se prolongan muchos años y son muy buenas. Pero hay las que duran toda la vida, para esas siempre ha sido demasiado tarde.

********************************

Entre Castillo y Castroviejo

Untitled


Veo las agujas del reloj, girando al reves, y trato de concentrarme, de escribir un cuento perdido. Las olas chocan contra la arena del universo, y estoy en otro lado, en algun castillo antiguo, abandonado, cuyos fantasmas, aun estan vivos y recorren los pasillos. Una pintura me observa con ojos de explorador, ojos tan vivos como solo se encuentran en aquello que existe en nuestra imaginacion. Mis pensamientos cobran vida y se ponen a bailar un vals tocado por un piano desafinado cuyas notas se desvanecen en el aire. Un cuervo, negro como el azabache, me

habla :

– Ey, tu, si, tu, ven conmigo a tomar unas copas.

Me crecen alas en la espalda y lo sigo. Nos sentamos en el bar y pedimos unas cervezas y un shot de whiskey. El cuervo tiene las mejores historias, historias de animales-espiritu, y seniores de la espada dorada que pelearon en la guerra de la creacion. 

La musica llena el lugar, y el olor a hashis me adormece. 

 

Despierto en el desierto, con el sol sobre mi cabeza, y pienso en el cuervo. Me fijo en mis bolsillos y me doy cuenta que no tengo mi billetera.

– Maldito cuervo, me has caga’o la billetera, ‘jue’perra.

Camino por el desierto, solo, y el paisaje es todo igual. Cada tanto algun terremoto me sacude y caigo de culo sobre la arena. Entonces lo veo, abajo del suelo, algo que se arrastra hacia el horizonte, tan, tan grande que parece una ballena. O un gusano. O algo, no-se-que …

Escucho ruidos de tambores y cantos en alguna lengua muerta. Me dirijo hacia esa zona y los veo, una tribu del desierto en medio de un ritual religioso. Los observo con precaucion, desde lejos. Estan bailando alrededor de algun dios con tentaculos en la cabeza, me recuerda a cosas que existen en el suenio. 

 

Un ruido ensordecedor llena mis oidos y se levanta una tormenta, el mundo se da vuelta y quedamos todos patas pa’bajo. La arena cae hacia el otro lado y observo, en el cielo, unos ojos que nos observan con facinacion. Me doy cuenta de la boveda invisible, y que en realidad, no estamos vivos, solo somos el suenio

dentro de un suenio

de un pajaro de alas negras.