La fiesta y Freud. Final


20160611_190908

Entregas anteriores de esta serie: https://saltoalreverso.com/tag/fiestafreud/

En el trayecto supo que se llamaba Alise, vivía en Wisconsin, en una ciudad mediana, con su padre viviendo en Chicago, separado desde hacía cinco años de su madre. Otra hermana mayor había seguido los mismos pasos a los dos años de casada. Le confesó que sentía miedo por las relaciones estables con los chicos. Parados en un semáforo Luis se fijó en la ventana de una bar donde un grupo de hombres jugaba a las cartas, en su centro uno de ellos tenía la cara completamente desfigurada con un color morado oscuro, llena de llagas, y a esa distancia pudo ver unos ojos blancos de absurdo vacío. Si alguien así no se ocultaba del día, tenía amigos, familia tal vez, o saluda en el trabajo, es que quedan sueños en los que creer, y no resulta interesante quejarse de esta vida. Como aquel hombre se había desfigurado, Luis no lo sabía, pero aquel hombre al ver las cartas que ahora sostenía en su baza, estaba esbozando una sonrisa, dejaba claro que no era un murciélago humano ni una pesadilla que nos conmueve por nuestra suerte. Notó la cálida mano de la muchacha sobre la suya al cambiar las marchas, aparcó el coche en una calle de edificaciones antiguas, no más altas que tres plantas mal hechas, con fachadas faltas de pintura y puertas de madera. Acarició el dorso de la mano de la chica, Alise respiraba nerviosa como si el aire fuese latiendo, siguió subiendo por el brazo y rozó su pecho, las mejillas ya estaban encarnadas, y se acercó más a ella.

―A la mierda Freud —le dijo en voz baja, acariciando más su cuerpo.

Anuncios

La fiesta y Freud. Parte 2


20160617_171618

—Este es el momento de la película donde la chica se empieza a desnudar, quitándose la ropa manchada.

Le sonrió, y a la vez le estaba diciendo que no carecía de interés. Así que añadió:

—O el momento donde el chico quiere ayudarla. —Ella tenía los ojos azules—. Ha sido un accidente, el  jersey se arreglará en la lavadora.

La chica no contestó, tiró primero de cada una de las mangas de la prenda, empezando a quitársela, luego con la cara muy seria se quitó el jersey haciendo que volara su melena al estirarlo desde su cuello. Una camiseta color azul ajustada dejaba vislumbrar unos senos desarrollados. Lo sabía ella y él también. La puso la prenda sobre los hombros mientras se miraban a unos centímetros. La casa estaba en ese momento anestesiada, no oían nada, solo se miraban.

—La falda no hace falta que te la quites, ya estás muy guapa así.

—No pienso quedarme en bragas, delante de…

—Están borrachos, mujer… pero de verdad que no hace falta, si te vieran acabarían exagerando las cosas.

—¿Qué cosas?

—Pues que te estabas desnudando en la cocina delante de mí, y que…

—Solo me he quitado mi jersey, el olor de la fruta se pega al resto de la ropa.

—De eso tratan las exageraciones, sobre todo cuando las chicas son guapas, los deseos se confunden con la realidad, y luego acaban diciendo que tu ropa interior…

—¡No voy a quitarme la falda, te queda claro!

—Ya lo sé, ¿no pensarás que soy un sátiro?

—¿Un sátiro es un salido?

—Estrictamente hablando Freud diría que sí, todos los hombres somos… ¡Ya sé que no te ibas a quitar la falda por favor!

La chica norteamericana se rió de manera sincera, borrándose toda tristeza, miró las botellas encima de la mesa de la cocina y dijo, mirándolas:

—He bebido mucho, y debería irme a casa.

—Te puedo llevar, si quieres.

—Pues…

—Y con la falda puesta, por supuesto.

—Ya.

—Y lo que lleves debajo, o encima, o la ropa… ya me entiendes.

—Claro, vale… está bien… —Volvió a reírse, se sentía bien con aquel chico.

—Freud era un obseso, no tenía razón.

—¿Sobre qué no tenía razón?

—La ropa interior, las faldas… Vale, te llevo a casa. —Salieron a buscar los abrigos—. Viena en aquel tiempo estaba llena de extraños personajes, medio genios pero pensando en el sexo más retorcido cada dos días. No me hagas caso.

Ella le miraba divertida, había leído un libro sobre esa parte de la historia, pero la divertía escucharla mezclada con aquella situación.

(Primera parte del relato http://wp.me/p3pCKR-3BF. Foto del autor)

La fiesta y Freud. Parte 1


20160613_114755

Era una tarde de jóvenes, y estaban cansados los bebedores de tanto exprimir el cerebro sobre pensamientos acerca del fin de la vida; en aquella fiesta de estudiantes, se dividieron por la casa los diferentes grupos. Según el guión de esta edad de jóvenes y fin de semana, la concurrencia acabó formando parejas. Luis asistió en la cocina a una escena deprimente que provoca el alcohol: una de las chicas norteamericanas de intercambio de estudios en la ciudad intentó beber un zumo de piña para aliviar la sed sin tener que seguir con un whisky más, no consiguiendo más que embadurnarse el jersey y la falda con el zumo. El fútil accidente debió provocar en la chica un agazapado sentimiento de culpa o recordar que algún chico no la había elegido a pesar de que era hermosa en bastantes sentidos, el caso es que comenzó a llorar en bajito como aquel que escucha cantar el gallo por tercera vez y cae en la cuenta de que se había prometido no volver a asistir a una de estas fiestas. Luis se acercó sin demasiadas ganas –hasta el momento solo estaba haciendo tiempo para cansarse y terminar despidiéndose de quien le había invitado– y llegó hasta ella para arreglar algo de aquella cuerda rota en el interior de la chica.

(Foto del autor)