¿Quieres unirte al blog Salto al reverso?


CONVOCATORIA ABIERTA En Salto al reverso nos interesa integrar a nuevos talentos en los géneros de poesía, relato y artes plásticas (fotografía, dibujo, ilustración y pintura). Si estás interesado en unirte a este blog colectivo, es necesario que el consejo editorial te apruebe. El … Sigue leyendo

Gestación de autonomía


Foto: Gema Albornoz

Puede que nadie te vea,
hasta que tú te mires.
Puede que no encuentres el brillo,
porque tú seas luz.
Puede que, a veces, te escondas
—cada vez que seas laberinto.
Puede que siga pasando el tiempo,
solo, hasta que tú lo detengas.
Puede que suene la música
y tú seas alguna de sus notas.
Y puede, puede que cuando no te mires,
no te veas como luz, te líes como hilo
laberíntico y el tiempo te sobrevuele,
mientras canta. Y entonces, seas tú,
en ese momento, serás tú y no otra.
Serás tú y eso te bastará.

Chupavidas


Son tiranos que borran nuestros versos.

Mientras sus malditos números derriban ilusiones;

cuando ves envejecer el camino

o se da la vuelta medio corazón.

 

(Fotografia del autor)
Escalar nubes

Escalar nubes


Imagen 1


¿Qué es la imagen?, ¿transparencia, identidad?

Un gran silencio.

¿Un espejo, una dictadura coloreada?

El cristal que brilla con fuerza

lleno de vacíos a la hora de acompañar.

Y al final, abandonada su velocidad,

volverás a esa mirada clara para reconocerte.

 

«Muro de John Lennon», fotografía por el autor.

El mundo


Bonito color el de las nubes hoy —tenemos que esforzarnos en verlo— pareciéndome unos labios surcados de fresas desde aquí abajo. Entonces salen esos buenos ánimos para un día entero, y proclamas que el hombre está limpio; es cuando crees que el destino está sin marcar y es cuando el aire se llena de colores que nadie ve mientras andas por las calles.

Aun hablando desde ese rastro de la creación, que atraviesa regiones no razonables del cerebro, existe ese aroma de una piel en una mañana de junio que lo cambia todo.

«Praga», fotografía del autor.

Psicodelia


20171118_192400.jpg

Ahí estaba sentada esperando el metro y las baldosas que me miraban desde su geometría eterna e inconclusa. Casi podía ver su movimiento mientras mis ojos, guiados por una imaginaria canica, recorrían las líneas negras de ese laberinto, de dentro afuera, de fuera a dentro.