Obelisco


Desde las olas del mar hasta el borde del precipicio en la punta de la montaña, así pesa el escalofrío de una presencia no identificada precipitándose con una velocidad incalculable al portal del hogar que te pertenece.

La falta de seguridad resplandece con ánimos de socorro, las llamaradas de bengala no atraen ni a los carroñeros más curiosos y el temor se apropia deliberadamente del momento.

Sollozos con marca de desesperación empiezan a brotar de tu íntegro y valiente ser, dejan el orgullo atrás y descienden hasta un nivel de inocencia que no te deja pensar, solucionar. —¿Qué prefieres hacer ahora?, te pregunta silenciosamente tu consciencia. La criatura que te espera detrás de la puerta que te “protege” no es más que otra tarea que tú puedes vencer, parece imposible… Lo sé. Pero ¿acaso no has logrado combatir con 10 males comunes al mismo tiempo, que superan esta calamidad desconocida? —Yo, sencillamente no puedo. ¿Qué es eso que está gritando afuera? No tengo ni idea, no poseo espada ni luz de escudo para defenderme, solo deseo huir, ¿o acaso no lo entiendes?

—Las soluciones no son despachadas, la adrenalina sube al borde de tu armadura de carne pero no la aprovechas, se disuelve como la estrella que pestañea frente a ti antes de morir. Si decides quedarte al borde del precipicio o luchar entre las olas del océano en plena tormenta, solo te pido que no desfallezcas. Tú puedes sobrevivir un poco más, está en tu fuerza.

Pon un poco


Un poco de corazón
hasta sentir que todo
está bien.
Un poco de alma
hasta sentir que pese a todo
estás viva.
Un poco de mente
hasta sentir que nada
sucede hasta que triunfa.
Un poco de fuerza
hasta sentir que nada
te es inmóvil y vibras.
Un poco de cuerpo
hasta sentir la maquinaria
encajar y calibrar
que todo está bien,
vives
exitosamente
y vibras.

Como una fotografía


reloj_2

                                                 

                                                  Como una fotografía vieja

                                                  en la que aparece un forzudo

                                                  con bigote y traje de tirantes

                                                  a rayas.

                                                  Así, como en una fotografía vieja

                                                  nos tiene cogidos sobre sus hombros

                                                  ( a mis 3 hermanos y a mí )

                                                  como si fuéramos una pesa

                                                  de aquellas de 2 toneladas.

                                                  Sonriente. Sin esfuerzo

                                                  muestra su fuerza y su familia

                                                  en una playa de Peñíscola

                                                  con el castillo al fondo.

                                                  Lo tengo en una fotografía. Sí.

                                                  Es el mismo

                                                  que ahora se acerca por la calle

                                                  encogido y frágil, como de lado,

                                                  apoyado sobre su bastón

                                                  lentamente.

                                                  Sí. Es el mismo.

                                                  Lo tengo en una fotografía.

                                                  Era una mañana soleada.