Guirnalda del faro en la tormenta


A Belén Bermejo

Una guirnalda
de caracolas bermejas
cuelga del faro.
Parpadea
y se enciende
a las seis.
Ninguna gaviota
perderá el rumbo
antes de llegar
a la costa.
Aunque se avecine
la tormenta,
la luz estará prendida.

El barco fantasma


Un barco fantasma, sin norte, va a la deriva. Se encuentra un marinero perdido en su paso. Él no sabe si este marinero es un naufrago de aguas dulces o saladas. Si es la primera vez que se tira desnudo al mar. O por el contrario, es un experto capitán en lidiar con las turbulencias del océano. ¿Cuál es el miedo de este joven marinero que titubea subir a bordo? ¿Quizás que este barco fantasma pueda tener demasiados nombres tatuados en su proa?

El naufrago entró en las profundidades de sus sueños, esperando ser cubierto por hermosas gaviotas y flores. Lágrimas de gozo como lluvia alegre caían desde el cielo nublado. Ambos, el marinero y la nave encantada desaparecieron lentamente en el horizonte, entre el cielo azul y el mar bravío, develando en su camino un nuevo amanecer.