La sombra


Han vuelto las golondrinas.

En un vuelo

—casi rasante—

pasan junto al jardinero

que

trabaja con el cortacésped.

Tac tac tac tac

Los insectos saltan huyendo

de la máquina

—en todas las direcciones—.

Luego

sucede una sombra.

Veloz.

Voraz.

Y desaparecen.

Yo he logrado escapar corriendo.

Mis patas tiemblan todavía.

Gustavo


El halo de misterio e incertidumbre que envolvía al poeta hacía que de pronto su obra se tornase oscura. Dividida quizás en un antes y después del amor. De ese amor de metáforas, versos, rimas, ojos verdes o caprichosas golondrinas. De la eterna promesa de una perpetua poesía y la atmósfera sobrenatural de un monte donde dicen que hay una cruz que es propiedad del diablo.

El escritor acomoda sus folios mientras en la salitrosa pared del lúgubre y mísero cuartucho danzan sombras estiradas. Su alma alcanza un poco de paz después de escribir. Con mirada melancólica echa un último vistazo antes de apagar el cabo de la vela casi consumida, como su vida. Dormirá sabiendo que, contra todo, siempre habrá poesía.

Para poder existir


Ayer el nido de golondrinas quedó desolado. La pareja de aves ha encontrado otro hogar.

Tenían consigo la fuerza natural para procrear, pero su retoño cayó.

Se estrelló sobre el jardín antes de nacer, estrepitosamente, como cuando se descubre un engaño o una farsa o una vida aguardando por años, para poder existir.

Desde hace tiempo, múltiples generaciones se han marchado ya y con ellas los abuelos, los hermanos y enemigos. Dejó de existir el paraíso terrenal, Sodoma y Gomorra también. En pocos años hubo un diluvio, tres tsunamis y un temblor.

Hoy este mundo es diferente: igualdad, d e s h u m a n i d a d, libertad.

La naturaleza muerta es sólo un cuadro. Resurgieron los glaciares, se autoreforestaron los bosques y las especies extintas volvieron a nacer.

Ahora sólo espero me sea arrancada otra vez una costilla, para entonces finalmente, poder existir.

In order to exist

Yesterday the swallow’s nest was devastated. The pair of birds found another home. They had the force to breed naturally, but their offspring fell.

It crashed on the garden before birth, noisily, as when one discovers a hoax or a fake or a life waiting for years, in order to exist.

Multiple generations are gone and with them the grandparents, brothers and enemies. It passed away the earthly paradise, Sodom and Gomorrah as well. In a few years there were three tsunamis, a flood and an earthquake.

Today the world is different: equality, d I s h u m a n I t y, liberty.

Still life is just a painting, glaciers have resurfaced, forests have self-reforested and extinct species were reborn.

Now I just hope to be torn rib again, then finally to exist.