Cadenas y suspiro


Amanece y el rostro incoloro

se cubre de dudas por este nuevo día;

desteñida la tez

y la piel destruida,

buscan abrigo en la oscuridad hambrienta.

 

La vida que acontece en castigo

sin piedad le mantiene en una ruina,

la luz solar no le alcanza

apenas la carne acaricia,

y la mantiene en supervivencia errante.

 

Cómo se prolonga el sufrimiento

la voz derrapa en los ecos del sonido,

el cansancio ya no tiene algún concepto;

el mismo hombre sabe que no hay remedio.

 

Panacea universal

auxilia una vida para que pueda brillar;

el futuro perverso se apodera

de un cuerpo humano que no ríe;

no siente,

no goza,

no llora.

 

En l’interieur yace la lúgubre verdad de un vacío,

un clavado embocado no es el ideal destino.

 

Anuncios

Zombis


Trabajan y casi viven
en la oficina,
la pecera atemporal
de doble acristalamiento
donde, desde dentro,
el tiempo es lineal,
la temperatura artificial
y los meses,
una palabra
accesoria en un email
que lejanamente resuena
a verano o primavera.

Esa época de pasar tiempo al aire libre,
de cuando el mundo era humano.

Merche

La ilusión de todos los días

Comida sangrante


¿Gritan, pero quién los escucha?

¿Sufren, pero a quién le importa?

|Solo son un producto, algo para consumir,

algo

para saciar nuestra adicción al consumo,

los ves en el plato, su sangre, sus huesos

solo son un producto,

todo ese sufrimiento

solo para que los mastiques entre tus dientes.

¿Podrías mirarlos a los ojos y decirles:

Lo siento, mi apetito es más fuerte que tu sufrimiento?

Yo no…

La próxima vez que comas un pollo, o un pedazo de carne

de vaca, de oveja, o de cordero

o, tal vez, de cerdo, o pescado,

pensá que atrás de ese exquisito plato hay una vida

asustada, presa,

un producto

(más)

que sangra.

Documental (Apología del corazón)


Avieso el humano,

que luciendo falsos colores

oculta sus pretensiones,

así encandila y cautiva a su presa.

El avieso humano,

siente el placer

de a su presa poseer

en sus fauces,

ensimismado el avieso

despoja a otro ser humano,

de un vital órgano…

El corazón.