Hace ya tres años…


15m-sol-noche
Puerta del Sol, Madrid, aquella primavera de 2011. Foto tomada de http://barriodelpilar15m.files.wordpress.com

Hace tres años que las plazas tomaron la palabra.
Palabras como dignidad, democracia, libertad, recuperaron su significado perdido.
Perdido por años de secuestro en boca de los que no sienten.
No sienten ni en sus corazones de piedra ni en sus oídos vendidos.
Vendidos a los cantos de sirena.
Sirenas vestidas con traje y corbata, y maletines vacíos.
Vacíos de nuestra esperanza; llenos de nuestra miseria.
Miseria de la que se alimentan y siempre quieren más.
Más sacrificios, más comprensión, más paciencia, más solidaridad… con sus bolsillos.
Bolsillos sin fondo, vacíos de dignidad.
Dignidad… La de los indignados. Hace tres años tomaron las plazas para golpear nuestras conciencias.
Conciencias dormidas, anestesiadas, necesitadas de memoria.
Memoria de quienes lucharon sin descanso por construir una sociedad más justa.
Justa reivindicación la del 15M.

Hace ya tres años…
Hace tres años las plazas de España se llenaron de esperanza.
Esperanza de gente que gritaba con una sola voz que otro mundo es posible.
Posible y necesario.
Necesario es que volvamos a despertar de la apatía.
Apatía que alimenta a los indignos (que no indignados), a los que, carentes de vergüenza y sobrados de cinismo e indecencia, levantan la voz en debates vacíos de contenido.
La indecencia se combate en esas plazas que conservan el germen plantado aquel mes de mayo.

Hace ya tres años…
Recuerdo la emoción de aquellos días, la vibración colectiva que se respiraba en el ambiente.
Qué bellas aquellas plazas repletas de personas, de ideas, de deseos, de sueños, de esperanzas…
Repletas de futuro.
Un futuro que es presente y por el que hay que seguir luchando.
Porque hoy los motivos que llevaron a las plazas a hablar, por mucho que las quisieran acallar, siguen más vivos que nunca.

Tres años ya…

Cunetas de la vergüenza


Decenas de miles de personas continúan desaparecidas en España como consecuencia de la represión franquista. Sólo la persistencia de sus descendientes y el trabajo incansable de organizaciones surgidas desde el tejido social están haciendo posible que sus historias no caigan en el olvido, como pretende el discurso oficial. Les dedico este poema…


Cunetas de la vergüenza

Miles de voces apagadas,
desoídas, olvidadas en el tiempo.
Súplicas que se lleva el viento.
Son víctimas abandonadas.

Cunetas de la vergüenza…
«No removamos conciencias».
Disculpen sus eminencias.
Desde Bilbao a Sigüenza…

De Granada hasta León.
Desde Cádiz a Teruel…
España regada de hiel.
Ignorado hasta el perdón.

Democracia mutilada,
la que olvida la justicia,
legitima la malicia…
La dignidad derrotada.

«No abramos viejas heridas»,
acusan los herederos,
repletos sus monederos,
sus conciencias bien dormidas.

Familias que no descansan,
que luchan por el recuerdo
del padre, la madre, el abuelo…
El tiempo se les avanza.

Cada fosa abierta, un paso,
un grito por la memoria.
Que no se repita la historia,
que a los muertos hagan caso.