La noche


photo-1475274047050-1d0c0975c63e
Foto. Paul Volkmer. Unsplash

 

“En los instantes de día que queda, la vida se precipita”. Cartas desde mi molino. En la Camarga. Alphonse Daudet.

 

Cierras los párpados,
te abraza en sus sábanas,
apoyas la cabeza
exhausta
en su hombro.
La noche amiga,
con sus silencios;
en el fragor de los sueños
que siempre olvidas,
libra tus batallas;
acalla la vida
cuando espanta.

Ya no te habla
el reloj;
ya no cuenta contigo,
pertinaz con su paso «martilleante».
Se olvidaron tus zapatos,
por fin,
de tu cansino
desaliñado paso
de la tarde.

Duermes,
duermes,
duermes.

 

«El día es la vida de los seres; en cambio, la noche es la vida de las cosas». Cartas desde mi molino. Las estrellas. Narración de un pastor provenzal. Alphonse Daudet.

 

El Gris de los Colores.

Carmesí


Compartimos la aportación de Omar Rodríguez a la revista #5, ‘Carmesí’.

Crónicas, sucesos y delirios

Les comparto mi colaboración en la Revista 5 de Salto al Reverso. Lean la revista, pasen por el blog y compartan. Y como siempre, gracias por leer.


Tras un día largo de trabajo, por fin ha llegado a su casa. El hambre le consume las entrañas y hace cantar a su estómago. El día de cobro aún no llega y los últimos veinte dólares que le quedan son para la gasolina de la próxima semana. Se dirige a la cocina y busca en la alacena, como un ratón muriéndose de hambre, cualquier sobra que se pueda calentar. En ella hay un pote de espaguetis expirado y una cajita azul de papas majadas. Con hastío hacia ellas, pero sin dinero para al menos una hogaza de pan, no le queda más remedio que optar por los espaguetis, diciéndose que quizá no están tan dañados todavía.

Ver la entrada original 299 palabras más

La noche


LA NOCHE

Dijo adiós la luz,
Llegó el silencio
Y sólo quedaron
El grillo y los sueños.
Conciencias tranquilas
En suave embeleso,
Conciencias punzantes
Dormires inquietos.
Luces de colores
Brillando en el cielo.
Fantasmas que llevan
Tu alma al infierno.
Sábanas planchadas,
Ningún movimiento.
Sábanas revueltas,
Insomnios sin lecho.
Amores latentes
Relajan el cuerpo,
Y el reloj camina
Tic, toc, en silencio.
Desamores duros
Amargos recuerdos,
Almohada empapada
En sudores despiertos.
Y juega la noche
Con nuestros desechos,
Y ríe dulzuras
Si bello es el sueño.