La leyenda


Voy a contarte una leyenda medieval, de la cual se han creado incluso oberturas y ballets en la música clásica, en el París del siglo XIX. Es la leyenda de Jaufré Rudel, príncipe de Blaye y trovador de Aquitania, que cantaba en sus melodías y poemas la legendaria belleza de Mélissinde, princesa de Oriente y condesa de Trípoli en Tierra Santa, de quien estaba prendado, pero a quien no conoce, porque nunca han hablado, él está en la corte de Aquitania y ella a miles de kilómetros al sur en Tierra Santa. Ha realizado por ella, una obra de maravillosas canciones y singulares libros de poemas, conocidos en las cortes de entonces, en el norte de Europa, son libros inspirados por ella, a la que solo ha visto en imágenes a través de cuadros que le llegan en galeras de comerciantes genoveses y venecianos que cruzan el Mediterráneo, y de la que ha recibido cartas que él contesta acompañadas de algunos de sus poemas. Ella, la princesa, no conoce nada de él, pero se ha convertido en toda una musa que recorre con sus versos los salones de Europa. Esto la llena de dicha e imagina a su poeta de una manera que solo a ella la fascina. En un momento dado, Jaufré Rudel presiente cerca el final de sus días y, acompañado por su fiel amigo Bertrand d’Allarmanon, chevalier y trovador de Provenza, que también compone poemas, organiza un viaje hasta Tierra Santa para que su amigo pueda ver a su musa, en un itinerario lleno de peligros y obstáculos que le hace llegar a Trípoli ya sin fuerzas, moribundo por multitud de combates con los infieles. Jaufré, exhala su último suspiro a los pies de la princesa, pero su capa le cubre completamente. Mélissinde le pide a su amigo que no levante la capa, jamás lo ha visto ni sabe cómo es, pero ha leído sus poemas que, durante mucho tiempo, le han producido el mayor de los placeres al sentirse musa y mitigado sus penas de princesa objeto de pactos políticos en las conquistas de Tierra Santa. Desea imaginárselo perfecto, lo cual la produce el mayor de los bienes en un momento que debe decidir aliarse con Jerusalén para salvar las reliquias del Señor. Por eso guardará en su recuerdo al perfecto trovador que tantos buenos ratos le daba al llegar sus obras hasta su palacio.

—¿Y nunca le vio y él solo la conoció a través de frases y pinturas que le llegaban desde Oriente?

—Así fue sin duda.

Aquella relación era perfecta para los dos, y de gran placer, incluso dentro de cada una de sus vidas reales. Un mundo paralelo donde cada uno encontró un ideal donde curar algunos de sus miedos. Porque la princesa había sufrido ya siendo niña, dentro de la poderosa familia que conquistó aquellas tierras. Fue dada al tío de su padre, y sufrió por aquel maligno hombre siendo una niña, cuyos recuerdos la atormentaban, y que el Trovador de Aquitania cuando lo supo decidió sacarlos de su mente. Ella consiguió domeñar aquella pena que la ocurrió de niña, y volvió a tener alegría en sus días de palacio. Eso la lleno de dicha hacía su poeta, y estaba dispuesto a darle todo lo que le pidiera. En su mente él era el caballero perfecto con su armadura.

Fotografía cedida por @poeta_eva

Ñublado (abecedarium)


(Abecedarium con trampa).

Ayer buscabas,
cargado de esperanzas,
fama, grandes hazañas.

Imbatible,
jugabas kontra la máquina,
no olvidabas:
presagiabas.

Quedan rastros
solamente:
trazos únicos,
vestigios wuardados,
xilemas,
yerros,
zozobra.

Un cuento de verano


Fotografías cedidas. Por @poeta_eva

Apartada de las anchas y tumultuosas arenas de las otras playas que hay junto a la ciudad, con sus altos hoteles y enjambres de turistas, estaba la cala en forma de medialuna donde ella paseaba, se encontraba el mar por debajo del sitio en forma de terrazas donde estábamos merendando aquella tarde. Nosotros estábamos sobre una hierba de verde intenso que se fundía con el borde del acantilado, con sus rocas y peligros. Desde allí, en lo alto de una de las paredes que dominaba la medialuna de agua, veíamos lo que ocurría, muy en pequeño, todo lo que llegaba del mar o se adentraba en él. Todo el horizonte se recortaba detrás de su melena.

Escuchaba su conversación como si hablasen desde otra habitación una conversación que fuera muy importante para mí, las cadencias de sus frases, su acento de otro lugar. Verla recortada en un fondo azul y de líneas verdes. Explicaba sus maravillosas obsesiones y sus miedos atrapados por un pasado. Miraba su mano apoyada en una toalla, con un tatuaje que parecía un punto y una coma, miraba el largo tapiz de los acantilados integrándose en el mar.

—Siento cierta pena la irme de este lugar, como si dejara algo —dijo poniéndose triste en ese momento.

Un golpe de pena, una sospecha amenazante de lo que vivió hace unos meses, o de lo vivido en el pasado, tal vez cuando era una niña y se forman ciertos fantasmas. Han pasado muchos años y debería ser una persona distinta. Había conocido a dos hombres, pero eso había provocado que pensase que el amor es algo destinado a perderse o engañarte.

—¿Es una pena por lo que ocurrió o en realidad porque no debió tener al menos ese final? —le pregunté.

—Tal vez te parezca que huyo de algo, no lo sé, ni me apetece saberlo, quiero vivir en otro lugar. Sé que es algo distinto a estar confundida, mucha gente me lo diría. Mi madre, incluso. Sé que no tiene que ver con estar harta o desilusionada con los hombres que conocí. Quiero cerrar temas, llevarme a mis niños. Borrar a ciertas personas, y pensar que otras cosas fueron, inocuas, insensibles, asépticas en referencia a lo que ocurrió conmigo.

La miré a los ojos, miré la línea de sus labios demasiado tentadores a esa distancia. Veía la sospecha de un golpe de tristeza al hablar de su pasado. Hacía un momento que había estado riéndose, moviendo la cabeza a cada lado al tiempo que los silencios los tapaba canturreando algo que no lograba descifrar. Comencé a hablarle, conocía mi poder de calmar y enfrentarme a las tormentas.

—Entiendo lo que estás pensando. Lo sé, sin necesidad de que nos conozcamos, por esa manera de ordenar tus ideas. Sé que piensas, cuando llega la noche y miras arriba, lo que hubiera sido esa estrella, lo que hubiera podido ser o realizarse si hubiera nacido. Sé que aún cada mes te pones triste y piensas que solo habías dado amor, y no entiendes porque recibiste otra cosa, pero… forma parte del firmamento, y además es de color dorado allí arriba, entre las almas buenas y sin culpa. No tienes por qué olvidarla, solo convivir con ese pensamiento, porque te alegrará saber que no la olvidas, que no eres insensible. Desde aquí arriba, por encima de los acantilados, se ve el océano infinito, y si cierras los ojos, estás más cerca del cielo y a la vez más cerca de entender que la vida, esa angustiosa aventura que parece una novela escrita por un escritor con muy malas artes, la mayoría de las veces; esa vida te espera para seguir y encontrar muchos días felices. Y que te alegrará pensar en tu buen corazón.

Me miró como si nunca nos hubiéramos visto, pero como si me hubiese instalado en su mente en un momento determinado de su vida. Me miro como si pudiera construirme a su antojo y producirle más placer que nadie.  Visto en la distancia nada ocurrió entre ella y yo que alterase sus planes o los míos. Pero de repente alcanzó mucho valor en aquel momento, en aquellas circunstancias, en aquel interior de ella todavía casi una niña sin serlo, llena de pequeños enfados y buscando mimos entre hazañas. De repente se relajó, pasó la sombra de tristeza por ese recuerdo en forma de ángel. Se perdieron de golpe las ganas de llorar. Puede ser que fuera mi mirada sobre su piel, su delicada manera de arreglarse, su dejarse atrapar en un mundo paralelo, cuando me acerqué para ver más de cerca sus ojos, y leer tantas cosas en ellos como historias debían susurrar las musas de la antigua Grecia a los héroes, a los que partían con sus escudos de bronce a defender sus ciudades y sus tierras, pude ver toda su belleza y desear hacer míos esos labios, solo míos. Puede ser que esta historia haya quedado poco romántica o sin los detalles modernos que tanto gustan, pero no mentiría si no dijera que era una mujer bella capaz de atraerme. Mentir o hacer daño sobre alguien que tiene buen corazón, jamás entra dentro de mis cálculos. Ese verano conocí a un corazón generoso, aparte de una guapa mujer, con una mirada que recuerdo después de tantos años, la recuerdo a pesar de la sombra que mira lo que antes fui. Nada más queda excepto aquel lazo negro que me enseñó antes de marchar.

¡Descuentos en eBooks de Editorial Salto al reverso!


-25 y -50% durante diciembre

Adquiere nuestros libros electrónicos con descuentos en Smashwords, Amazon Kindle y Mercado Libre durante diciembre. Da clic en cada libro para comprar.

Compra en Smashwords

Compra en Amazon Kindle

Compra en Mercado Libre

Libros sobre el Día de Muertos

Comparte esta página como: bit.ly/saltoebooks

La Cariátide


Era finales de julio, el sol hacía brillar en ese mes mi cabeza, y las de otros compañeros de aquel viaje, con el pelo tan corto que las asemejaba al granito. Nos habíamos refugiado en una terraza de la parte vieja de la ciudad, al lado de una casa blasonada a la sombra.

La voz de mi compañero, baja y penetrante, consigue impregnar un recuerdo de ese verano. Pronunciaba perfectamente cada sílaba, porque sentía que me iba a contar la aventura de su vida. Después de un sorbo de té, deshila su aventura…

…Pensaba que nada podría sorprenderme en aquel viaje, que nada podría ya ver que mereciese la pena, una vez recorrido el norte del continente con sus ciudades antiguas, catedrales y palacios de cuento y llegado al sur de Europa. Venecia había sido la penúltima etapa. ¡Qué ciudad! Cuantas cosas evoca. Es la urbe que concentra todo la elegancia de otros siglos refinados. No vi nunca mejor juego de luces que en el interior de San Marcos, ni rayos cegadores colándose por ventanales que puedan igualarse al medio día en esa basílica.

Recordando esos destellos dentro de la basílica de la ciudad que una vez dominó todo el mar Adriático y llevo sus leones por todo el Mediterráneo oriental, las oraciones que sonaban en sus altares, me pareció escucharlos la primera vez la vi a ella, en el tren más miserable en que halla yo viajado, un tren maltrecho que nos trasladó por la costa de la entonces Yugoslavia. Al pasar con mis bultos por su vagón, se encontraba pegada a la ventana junto a los viejos cortinones que adornaban esos trenes. Al detenernos unos minutos en un lugar llamado Larisa pasé de nuevo junto a ella, pero no me atrevía nada más que a mirarla, muy fugazmente, pero lo suficiente para que la recordase al día siguiente desde una ventana de mi habitación. Observaba como desayunaba en el hotel de enfrente. Bajé con el propósito de mirarla más de cerca, igual que un pintor hubiera bajado con un caballete para hacerla un retrato. El perfil serio, adulador con los movimientos que hacía sobre la mesa. Con aire de mujer completa y a la vez perdida en otro país.

Al ser los únicos extranjeros en el lugar, fue fácil entablar una conversación. Ni siquiera hubo presentaciones para esperar a oír su voz.

Recuerdo aquellas extraña frases. «¿Sabes lo que en estos lugares se esconde?».»No». La respondí con una entonación sorprendida. «La belleza y la felicidad a unos cánones». Intenté pensar, pero se levantó y comenzamos a caminar. Al llegar al borde de la muralla que en línea recta dominando la ciudad entera, se despegó de mi lado. Andaba muy cerca del borde con su porte de primigenia griega. No sabría decirte por qué de repente me recordó a las mujeres descritas por los griegos, pero mientras el sol cincelaba su vestido negro, esponjándoselo como el mármol, y el aire la acunaba lentamente, creía estar oyendo algún arpa ancestral, una melodía que anunciaba desde las murallas de la ciudad hacía las colinas lejanas que una flota de héroes griegos llegaba desde este. Me es difícil explicártelo, oía en aquel preciso momento, acompañándola a la forma de caminar, un arpa que insinuaba una danza que bailaría alguna célebre antepasada suya en un templo.

Un poco pensando en eso, le regalé al día siguiente una caja de música que compré a un albanés en un puesto en la calle. Esa misma tarde montamos de nuevo en el tren y después de un noche sin parar nos hospedamos en una fonda del puerto del Pireo. Fue entonces cuando hice la pregunta: «¿Quién eres?». «Cambiaría mucho las cosas si te contestase». Me respondió. «Depende de la respuesta». La dije. «Nadie está contento con las respuestas que no espera. Tampoco a veces con las respuestas de siempre, dudamos de lo que queremos. Las respuestas nunca nos dejan del todo satisfechos sólo matan partes de nuestra curiosidad.»

Mi compañero hizo una pausa del relato de aquel viaje para tomar la taza, empezaba a tenerle envidia por haber visto tantas cosas, y haber tenido aventuras en la tierra de Ulises. Reanudó el relato pero lo hizo en un tono más trágico.

Por la mañana no esperaba encontrarme con aquella sorpresa. Al despertarme no encontré a nadie junto a mí. sus cosas estaban allí ordenadas, bajé corriendo con un extraño presentimiento en mi interior. Las pesadillas deben ser la antítesis de una parte de nuestra felicidad, sobre todo de los que están enamorados y no lo saben aún. La vi sentada en una mesa mientras leía. Llevaba un nuevo vestido, también negro, podía vérsela resplandecer desde el final del mismo paseo. Tenía la sensación de acercarme a una mesa iluminada por un foco, donde una maga de dedos largos y blancos estuviera leyendo exquisitos saberes. Me senté a su lado. Desde allí se abarcaba todo el puerto del Pireo. No me dijo nada, yo tampoco.

Las explicaciones a su comportamiento llegaron el último día que la vi, sentados en una playa, yo junto a esa enigmática griega de ojos claros y melena morena, y la nariz apuntando fijamente al mar. Interesada en los impulsos de las olas, desplegando esbeltas amalgamas. Acusando tal vez, duelos y daños como un jarrón de la dinastía Ming curado con hilos de oro. Condensando en el significado interior de su mirada lo que alguien guarda en un estuche durante cien años.

«Las cariátides esperan. Miran al horizonte en esos momentos únicos. Pero esperamos solas en otra época»

Fotografía cedida por: Twitter @poeta_Eva

«Agua»: Convocatoria para la «Antología III»


 

Abrimos hoy una nueva convocatoria para el tema especial que elegimos mediante votación para la Antología III de Salto al reverso: «Agua».

agua

  1. f. Líquido transparente, incoloro, inodoro e insípido en estado puro, cuyas moléculas están formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, y que constituye el componente más abundante de la superficie terrestre y el mayoritario de todos los organismos vivos. (Fórm. H2O).
  2. f. Líquido que se obtiene por infusión, disolución o emulsión de flores, plantas o frutos, empleado como refresco o en medicina y perfumería. Agua de azahar, de cebada, de limón.
  3. f. lluvia (‖ acción de llover). U. t. en pl. con el mismo significado que en sing.
  4. f. lágrimas (‖ gotas de la glándula lagrimal). Se le llenaron los ojos de agua. U. t. en pl. con el mismo significado que en sing.

La convocatoria consta de dos secciones. La primera, «Agua» (blog), es exclusiva para autores del blog: los autores deben publicar obras de poesía, relato y artes plásticas con el tema «agua» en el blog saltoalreverso.com. La segunda sección, «Agua» (Entresalto), está abierta a autores del blog y autores externos: se recibirán reseñas, ensayos, entrevistas, artículos de opinión o informativos de temática artística o literaria que reflexionen sobre el tema «agua» en el correo antologia@saltoalreverso.com.


I

«Agua» (blog)

Bases completas

  • Pueden participar exclusivamente los autores del blog saltoalreverso.com (lista completa aquí: Nuestros autores).
  • Para participar, los autores del blog deben publicar entradas con el tema «agua».
  • Los autores deberán colocar la etiqueta (tag) ‘agua’ en sus entradas en la sección llamada Etiquetas.
  • Se admiten obras de poesía, relato y artes plásticas (fotografía, dibujo, ilustración, pintura).
  • Se considerarán las obras publicadas en el blog entre el 4 y el 31 de octubre.
  • Debido a que la convocatoria es exclusivamente para autores del blog, no se aceptarán obras de autores externos por ningún medio.
  • Las entradas deberán seguir los criterios del blog (más información aquí: Ya eres autor).
  • Los coeditores seleccionarán una obra por autor para la Antología III, aunque los autores pueden publicar más.
  • Cabe mencionar que los autores pueden seguir publicando obras de temática distinta a «agua» durante este periodo, solo que no serán consideradas en la presente convocatoria.

II

«Agua» (Entresalto)

Bases completas

  • Puede participar cualquier persona (autores del blog saltoalreverso.com y autores que no pertenezcan al blog).
  • Para participar, los autores deberán enviar reseñas, ensayos, entrevistas, artículos de opinión o informativos de temática artística o literaria con el tema «agua» al correo antologia@saltoalreverso.com.
  • La extensión de las obras debe ser de 1500 palabras como máximo.
  • En el correo debe adjuntarse una fotografía para su perfil en la antología, así como un texto biográfico que no supere los 450 caracteres. (Los autores que ya hayan sido publicados en nuestras revistas o antologías pueden indicar que desean usar la misma foto y texto de perfil de publicaciones pasadas).
  • Se considerarán las obras recibidas en el correo antologia@saltoalreverso.com entre el 4 y el 31 de octubre.
  • No se aceptarán obras de poesía, relato o artes plásticas de autores externos.
  • Los coeditores seleccionarán de entre las obras recibidas aquellas que consideren pertinentes para la Antología III de Salto al reverso.
  • Los autores cuyas obras hayan sido seleccionadas serán notificados vía correo electrónico a principios de noviembre. Se les solicitará llenar un formulario para otorgar permisos de publicación.
  • Todas las obras estarán sujetas a corrección ortográfica y de estilo. Si hay correcciones de estilo en las obras, se consultarán previamente con el autor.

¡Muchas gracias por participar!

La Antología III de Salto al reverso será publicada en enero de 2023.


Previamente realizamos una convocatoria para la Antología III en las redes. Conoce a los seleccionados:


Descubre nuestras Antologías I y II

Imagen de fondo por Katerina Pavlyuchkova en Unsplash (CC0).

Comparte esta entrada como bit.ly/aguaconvocatoria.

¡Felicitaciones a los seleccionados en #ReversoDelAgua!


 

En días pasados realizamos una convocatoria en Twitter, Facebook e Instagram con el tema especial de la antología: «agua», con el hasthag #ReversoDelAgua.

A través de las redes, recibimos 66 obras de relato, poesía y artes plásticas con este hashtag. ¡Muchas gracias a todos por participar!

El total final de las obras que serán publicadas en las páginas de nuestra antología queda a reserva de que los autores cumplan con los requisitos posteriores para la publicación. Se enumeran las obras publicadas en redes al momento del cierre de la convocatoria (sábado 30 de abril de 2022 a las 11:59 horas de la Ciudad de México, GMT+6).

Los autores serán contactados a través de Twitter, Facebook, Instagram o correo electrónico en los próximos días. En algunos casos se aplicarán correcciones de ortografía o estilo, las cuales serán consultadas con los autores vía correo electrónico.

Si algún autor envió una obra con el hashtag #ReversoDelAgua y esta no aparece en el listado, favor de enviar el link de su obra a saltoalreverso@gmail.com para revisarlo.

Requisitos para ser publicados

  • Los autores de las obras seleccionadas deben llenar el siguiente formulario: https://www.emailmeform.com/builder/form/XHph705Jaqf5sk953tSy490Ym
  • Si su obra estaba acompañada por una fotografía o ilustración, deben enviar sus imágenes originales a la mayor resolución posible y sin marcas de agua a saltoalreverso@gmail.com.
  • Si su obra era un texto incrustado en una imagen, deben enviar el texto por separado en un archivo de Word a saltoalreverso@gmail.com.
  • Pueden llenar un solo formulario para todas sus obras seleccionadas, indicando el título de cada una en la sección correspondiente. La participación está limitada a cinco obras por autor, mismas que el autor debe elegir entre todas las que postuló.

Si no recibimos el formulario y las imágenes a más tardar el 31 de mayo de 2022, su obra no será publicada en la antología debido al calendario de maquetación. Gracias por su comprensión.

Listado de obras

A continuación, las obras que serán publicadas en la antología:

Facebook (#ReversoDelAgua):

  • Antonio Caro Escobar
  • Edwin Colón Pagan
  • Andrés Del Barco Jr.
  • Anauj Zerep
  • Carlos Quijano

  • Melba Gómez
  • Mayte Guzmán
  • Julie Sopetrán
  • Los cuentos del viento del sur
  • Nuria C. Mallart
  • Blacksmith Dragonheart
  • Donovan Rocester
  • Jota Che Quen

Instagram (#ReversoDelAgua)

  • Jenn Carvajal
  • Antonio Caro Escobar
  • ElOjoDePaula
  • Frank ZJ
  •  Evaloh
  • Clara Freire
  • DistopiaUtopika
  • Laura García Racciatti
  • Ele_y_susletras
  • Siluetas Peregrinas
  • Maclavero Víctor
  • Crissanta

Twitter (#ReversoDelAgua)

  • Melba Gómez
  • Bosque Baobab
  • Poetas Nuevos
  • Veronica B.
  • Merche García

Benjamin Recacha

  • Avril Ruvas
  • Ro Farrera
  • AquiBernal