Peripecias de la cama a la ducha


El día había empezado raro. Mi cuerpo parecía no poder resistir la fuerza de atracción que me ejercía la cama.
Iba saltando entre lecturas, Graham, Cortázar, un libro sobre la física cuántica y Borges. Terminé cayendo en Carver, y finalmente me atrapó. O me atrapé, quizás.
El relato empezaba con una conversación entre una mujer y un panadero, alrededor de las 4 o 5 páginas, me di cuenta de que el panadero iba a tener cierta trascendencia llegando al final, porque Carver parecía querer esconderlo. Parecía querer que me olvidara de su malhumor injustificado.
En fin, niño adorado fallece en circunstancias extrañas, padres contrariados vuelcan su furia hacia panadero que insiste en llamar a la casa, reunión en panadería y luego tranquilidad, porque hablando la gente se entiende.
Todo eso estaba muy bien. Bien escrito, bien pensado, se volteaba la expectativa de un final violento de una manera súbita pero bien preparada. Todo estaba genial. Pero a mí no me cerraba. Yo sabía que era mi culpa, que algo me había perdido, porque no entendía como Carver había logrado esa atmósfera de inquietud en el hospital, cuando todo había sido de lo más normal sacando a esa familia negra en el lobby.
Como veinte minutos después seguía sin entender, decidí irme a duchar.
Me levanté de la cama[1] e instantáneamente me sentí mal. Estaba tan mareado que me costaba un poco mantenerme en pie. Después de un esfuerzo no menor, caminé hacia el baño[2] y prendí la ducha. El agua empezó a correr. Yo me metí.
El mareo no se iba, al contrario, parecía aumentar con el agua caliente. Pensé en poner solo agua fría, pero mi brazo derecho a esta altura parecía obedecer más el zigzag de las gotas de agua que las órdenes de mi cerebro. Puse mis manos en las rodillas y me agaché, intentando tomar aire, pero era imposible.
Mi cuerpo era un motín, un montón de extremidades comandadas por un invasor. Un invasor que me era imposible detener.
Hasta que entendí. El doctor estaba totalmente informal, luciendo una camisa y un inquietante bronceado. Esa era la clave, ¿por qué estaba así el doctor? ¿Por qué mierda no se cambiaba la ropa para hablar con los padres de un niño muerto?
El agua siguió corriendo.

[1] Finalmente

[2] Lentamente

Es la vida


Fuego invisible

el que toma la delantera.

Cuando nos apartamos por comodidad

de las risas, de tantas bromas

junto a estanterías, velas y familia.

Recuerdo aquel calor

mientras me aburre el Power Point y sus compromisos.

Profundidad


Engendro vacíos y mundos imaginarios

cuando pienso en lo profundo de tus ojos.

Debería existir una habitación de sueños

para una vida sin tristeza.

Autor destacado: Pedro Copelmayer


Felicitamos a Pedro Copelmayer (pedrocopelmayer.com) por haber sido elegido autor destacado de Salto al reverso. Soy un escribidor uruguayo. Soy un ávido lector desde que tengo memoria; con la lectura vinieron las primeras frases y, bueno, acá estamos. Los invitamos … Sigue leyendo

Próximo autor destacado…


Felicitamos a Pedro Copelmayer (pedrocopelmayer.com) por haber sido elegido autor destacado en Salto al reverso. ¡Gracias a todos por votar!

Los invitamos a leer sus entradas en Salto al reverso: Pedro Copelmayer.

Nuestro autor fue elegido mediante una votación pública (valor 50%) y una votación del consejo editorial (valor 50%).

  • 50% en la votación pública (valor 25%).
  • 15.03% en la votación del consejo (valor 7.52%)

TOTAL: 32.52%

Votación general

Votación del consejo

TOTALES

Para elegir a Pedro, se consideró la calidad y la constancia de sus obras —tanto en el blog como en las convocatorias especiales—, así como su compromiso con Salto al reverso. Destaca por compartir constantemente sus obras y las de sus compañeros autores a través de las redes sociales con el fin de promocionarlas. Actualmente, no colabora en las tareas que sostienen al proyecto (como el consejo editorial, manejo de redes sociales, creación de imágenes, etc.), pero eso podría cambiar a medida que él y los nuevos autores que se integraron recientemente se animan a participar más activamente en este proyecto. (¿Quieres colaborar?).

Durante los próximos tres meses, Pedro recibirá un espacio destacado en el blog saltoalreverso.com y promocionaremos su perfil y sus obras en nuestras redes sociales. También realizaremos una actividad de acercamiento del autor con nuestros lectores. Estén atentos.