Llave de bronce


Llave La Baguala

Elemento decorativo en el muro del Hotel de Campo La Baguala en la zona rural de Montevideo, Uruguay.

Enseres al alcance de las manos


Una señal de prohibido estacionar

sería suficiente

para advertir a todos

que no se pueden sentar

cómodamente.

Un cañón sin retroceso

si está prohibido disparar

haciendo cualquier tipo de ruido

que despierte a los demás.

Una llave inglesa

que me permita ajustar

las farolas de la calle

y a la luna — cuando se deje manosear —

para cuando quiera apagar el día

que sólo tenga que apretar.

No sé si con lo que me quede de tinta

se encenderá.

 

Confesiones de un Hombre-Candado


1292_wpm_hiresOtras intentaron entrar
y no lo lograron,
Sabes, te crees la elegida
Pobres de las engreídas,
de ellas será el reino de la soledad

Me coqueteas
en espera que ceda
a tu metálica sonrisa,
casi vampiresa

Te confieso que
tiemblo al verte brillar
y soltar los destellos
de tu seductora mueca

Debo ser fuerte,
no puedo consentir
¿Por qué aceptar que
eres la única para
abrir el portal de mis sentimientos?

Eres tan fría, indiferente,
artificial, insolente,
me lastimas hasta con tu mudez

Temo que me desnudes
y luego
te jactes de tu conquista

¿Qué debo hacer?
¿El destino podrá más
qué el saber que nunca
seré feliz contigo?

Ya estás demasiado cerca
de mis secretos,
y el hueco sigue abierto
en espera que lo habites,
sin esperanzas de evitar
la embestida

Grito,
pero nadie me escucha,
¡Hasta Dios se ha quedado sordo!
irrumpes en mi espacio
más íntimo descaradamente
y rompes
todos los pliegues vírgenes
de mi orgullo

Ya parece demasiado tarde
para pedir que salgas,
el placer ha podido más
que mi dignidad.

Imagen debidamente autorizada y registrada, obtenida de Free Stock Photos.b,2

Abrir mi espacio


La falta de espacio se convierte en un problema
El oxígeno escasea, se hace pesado, se hace tóxico
Cada gota de buen humor se convierte en una cascada de indiferencia
Cada palabra que recibo choca con pared
Se nota… mis ojos muestran el acero y diamante que me cubre
Necesito abrir mi espacio…

Es sólo que no encuentro la estúpida llave
Sí, se supone que poseo una llave, una llave maestra
Y ahora no la encuentro, ha desaparecido
O tal vez la he perdido, eso es más probable
Como todo lo que he perdido últimamente.

La llave no es estúpida, lo sé. Yo lo soy
Por perderla, por perder siempre, por perderme.

Escucho esta canción ahora, me dice que hay un mapa
Un mapa en el rostro de esa persona, me grita
Un mapa del mundo…
Un mundo tan grande que me atemoriza descubrir.

Mientras pospongo el viaje descubro otras cosas
Como esta reciente: soy un estúpido. Bueno, admito que ya lo sabía…
Canto para disfrazar mi estupidez… mi silencio
Yo grito en silencio, me quejo en silencio, me ahogo en silencio
Por eso nadie me escucha, nadie.

Supongo que debe haber gente que me observa nadando en esta pecera
Pequeña, cerrada con seis paredes de acero y diamante
Tratan de meter la mano, pero no pueden, chocan
Pero aun así intentan hacer algo, o eso creo, pienso que algo…
Veo el cerrojo. A lo mejor, la llave que perdí está fuera…
¡Ja! No lo sé, quién sabe.

No soy un dios
Aunque, sí sé una cosa
Necesito abrir mi espacio…

Imagen por Sebastien Tabuteaud

Imagen por Sebastien Tabuteaud