Cállate, puta, reputa


LOCA


chojesus

Loca

Los chiquillos se reían
Al verla pasar cada mañana,
Encorvado su cuerpo por el peso
De aquél saco lleno de esperanzas.
Intentaba venderlas cada día,
Y al viento su venta voceaba,
Pero el viento seguía su camino
Sin siquiera voltear su cara.
¡Vendo esperanzas! Decía en cada esquina,
Y tan sólo indiferencia le compraban.
Está loca, gritaban los chiquillos,
Y a ella el alma le sangraba.
No entendían porqué por las aceras
Con su saco a cuestas paseara.
¡Vendo esperanzas! Y la llamaban loca,
Pero ella sus palabras desdeñaba.
Mientras ella, loca, buscaba cada día
A alguien que le comprara aquella carga,
Pensaba que era fácil de vender
Y sin embargo nadie a su cara la miraba.
¡Vendo esperanzas! Y la llamaban loca,
Por vender tan sólo una esperanza,
Algún día alguien arrepentido
La buscaría para comprar su carga.

 

Ver la entrada original

Después de la lluvia


palagrafia tronco seco

Después de la lluvia deshojaba flores a latigazos mientras gritaba : “Todos hemos sido bellos alguna vez”.                               en el pueblo. La llamaban la loca del granado.                 se había vuelto                                       sus hijos al extranjero                          y se quedó sola con el granado.                           plantado su marido                                           la mina                         no volver. La había dejado sola con el árbol y tres hijos.           trabajar duro                                        ; y                              años no                        tiempo                            cambiaba con las estaciones.                día              se fue      último       hijos, ventiló                          ,        las camas               , la comida                y cuando terminó,           ventanas lentamente y se sentó apoyando sus manos                        una sobre otra. Y lo miró y lo miró y lo miró. Y estaba igual que                                                                                                    . Desde entonces, todos los atardeceres, dicen, que se quedaba mirándolo. Miraba cómo                           ramas peladas en invierno,             en verano, con flores…  Flores                  convertían en frutos;         preñados de semillas,  frutos como bolas                                  árbol de Navidad. En Navidad                 más           árbol. Un día      diciembre lluvioso, vio           caía una granada. Esa             tarde fue         soleada y bella; pero la anciana             no            árbol, miró la granada     yacía sobre             , rota, reventada por sus semillas, abandonada el suelo. Pudriéndose. Entonces,                  , y cogió el látigo.

                                                                    Versión completa en “Comentarios”.