La mariposa


Mientras el sol se pone

la mariposa baila

con sus vestiduras turquesas.

El viento anticipa

su siguiente movimiento

y el tiempo pasa

sobre la fragilidad

de la belleza.

Semejanzas


Mariposas Monarca, Santuario de Chincua (2016). Foto por ahuanda

La felicidad es como una mariposa

se le puede ver revolotear por doquier

pero si intentas asirla 

es posible que sus pequeñas alas se hagan polvo

en tus torpes y voraces manos

o que intente escapar

presa del terror

La felicidad es ese instante

en que la mariposa

se manifiesta tan pequeña

pero tan imponente a la vez

haciendo alarde de su gracia

de su fragilidad

de su ser libre

Transiciones


Marina López Fernández
http://www.enelhuecodelaescalera.wordpress.com

La soledad del escritor


Se nota en las ojeras,

en el rostro pálido

rozando cetrino;

en el andar encorvado

con los omóplatos saliendo

como crestas

de alas cortadas.

Se nota en las manchas de la cara

porque piensas

que el sol no te toca;

en la mariposa que nace en tu frente

con más apariencia de polilla.

Se nota en las uñas

blandas,

amarillas,

gastadas

de fumar un cigarro tras otro

alternando sorbos de café

descafeinado.

Se nota en el callo del dedo

corazón

cuando explota

y se asoma la carne roja

confundiéndose con la tinta de tu pluma

—demasiados errores—.

Se nota en el pecho que,

no late,

galopa

y en la mente

que intentando huir,

ausente,

no ceja en el empeño de exigir su dosis diaria

de expresión,

ya que no hablas.