Menguante


No hay más nada,
los brazos 

lloran

como se llora

el mundo,

sin nubes

en silencio

La vida arde

arde en píos

lejanos

ecos

testigos

en ramas

que el sol besa

El anhelo

descalzo,

en luna

menguante

solitario

sin raíces

a la espera