Vida


Te había olvidado,
vida,
de tanto pensar en tu opuesto,
en tu contrario,
(muerte),

de tanto desearlo
por su luz atrayente
y luego rechazar
su orden impaciente,

de tanto retarlo
por su golpe intempestivo,
hiriente.

Te había olvidado.

Pero alguien dijo tu nombre
y (re)sentí en mi cuerpo
la vez última
(¿la única?)
que me habitaste entera,
estallando cada segundo
en cada célula,

como un principio de año,
como una primavera eléctrica.

Nunca había sido tan mía,
tan tuya.

Y entonces amé,
porque no había otra vía,
con toda tu fuerza,
a tu manera,
la única.

Y (del fin) de ello
(re)surgió tu opuesto,
tu contrario,
la devastación del alma,
la espada.

Y ahora que ha vuelto
en quebranto,
en separación herida,
despiadada,
ya no quiero llamarlo,
desearlo.

Prefiero volver a ser tuya,
vida,
a tu manera eterna,
la única.

Anuncios

Morana


Silenciosa y oscura,
ella espera
a la orilla del camino
que atraviesas.

Negros cabellos, piel pálida,
ojos brillando en la sombra,
hermosa,
endemoniadamente hermosa
y negra.

Vas veloz
—carretera sola, anochecer—
pero aun así la ves
esperando,
silente y oscura.

observándote
con una mirada infinita
que nació siglos atrás
de un dolor inmensurable,
vidas más allá.

«Ven»,
te pide,
o al menos eso entiendes
en el eco de tu mente.

«Sé mío»,
exige.

Y te sientes impulsado
a girar el volante
y dirigirte hacia ella
hacia el sitio en que espera

incluso si significa
estrellarte contra el muro,
contra la montaña,
contra la vida.

Eso es lo que ella desea:
que vayas a casa.

Te detienes y piensas
un segundo apenas:

«¿Es ella mi casa?
¿Acaso es real?
¿O está sólo en mi mente
como dicen los demás?»

Hermosa Morana,
vete.

Hermosa Morana,
lár
ga
te.

Entonces desaceleras
y sigues adelante,
y te despides
por ahora
de ella,
esa idea.

ENGLISH VERSION

Dark and silent,
she’s there,
by the side of the road
that you’re suffering through.

Black hair, pale skin,
shining eyes in the shadows,
beautiful,
devilishly beautiful
and obscure… (Sigue leyendo en La realidad alterna)

Fotografía de Edgar Salazar publicada originalmente en Dimedio Estudio.