Vegetante


Verde reverdece
Raíces vivas,
reverdece lo viejo,
helecho vital.


Esta especie de helecho cuyo nombre por ahora desconozco se caracteriza por brotar espontáneamente al lado de varios medidores de agua. Como un nicho ecológico urbano. Es chocante la foto con los hierros oxidados, los caños de plástico, los revoques deteriorados; sin embargo, la fuerza y el verdor de lo natural compensan con creces.

Guardar

Quiero…


Gracias por la inspiración, mi bella Mirosh

Quiero deslizarme en tu encanto,
sacudirme en tu lujuria,
aturdirme con tu pulcra dulzura,
mirarte a los ojos y besarte el alma.

Quiero tocar tu piel,
y corroerme con la tibieza de tu ser,
quedarme en silencio, sosegado e impaciente;
sin concentración alguna,
sin poder distinguir tu hermosura de tu ternura,
digo, tu locura de tu exquisita figura.

Quiero comerte a besos
y arrollarte con mi cuerpo,
quedar trabado e impregnado con tus olores
y sabores.
Pues con tu sobria y quieta belleza
me dejas impaciente y delirante,
al verte desnuda, tranquila y dormida.

Quiero estar en tu cuerpo
pero abrumarte con mi ausencia.
Quiero que me añores
y no salir de tu esencia.

Quiero estar colgado entre tus caricias
insensatas, escandalosas y melosas,
aquellas que has creado exclusivamente para mí,
luego desfallecer ante tus besos extenuantes
que parpadean en mi ser,
que lo alteran,
que lo apaciguan,
y que lo aman.

Semillas


 

 

Son las semillas del diablo.

Una encarnación del mal que quiere mancillar los sueños con objetivos.

Tenues,

resignadas,

se escuchan las disculpas egoístas como disparos.

 

(Fotografia del autor)

Y si el alba raya


Salva tu impulso.
El viento natural sopla.
Te ayudará al atardecer.
Levanta tus fuerzas.
El fuerte oleaje choca,
la gaviota atraviesa la luna.
Te empujarán ambos al anochecer.
Enciende tu llama.
El resplandor y el alba rayan.
Línea continua infinita.
Rompe el día.
No se apaga,
pues te salvas
y te levantas.
Hasta que el alba
raye tu llama.