Una luz


Una lámpara expulsa su atmósfera luminosa sobre el cuarto. Arredrado junto a la ventana, un hombre, el que abrió los ojos, pensativamente observa como las gotas de lluvia unen sus pesos y tamaños para llegar hasta la parte baja del marco de madera de la ventana, se funden en pequeñas venas; y otra historia empieza, y otro río vital debe nacer. Fuera, entre las gotas líquidas, como un espejo reflejándose, dentro de su propia mente, otras gotas se unen como si fueran sus neuronas, alguien medita, llega hasta el interior de una hipótesis de la vida y se da cuenta de que existe mucho más.

Aventura de la mente en otoño


Conforme se termina el otoño, siento unas ganas efervescentes de empezar una aventura en un barco bucanero —si hay barcos bucaneros cargados de libros, o que pasen por la puerta de casa— sería una aventura solo para empezarla sin prisioneros o islas donde beber ron, ya que no creo en milagros pasada una hoja del calendario, ni deseo acabar bailando en un carnaval con una capa negra de terciopelo.

Este año, la presencia del otoño está absolutamente expuesta al desasosiego. Mientras las heridas son siempre ojos mirando sobre una tela.

Avanzamos entre rescoldos de pérdida, vacío, juegos y consternación en estas tardes de calles vacías.

Fotografía del autor. New York.

Tiempo de olvido


Por: Antonio Caro Escobar

Corre el #ReversoDelTiempo como un caballo desbocado,
corre sin mirar atrás,
sin pararse a pensar en las vidas que deja estancadas
por no poder seguir el ritmo que marca su reloj,
sin detenerse un segundo a coger aliento.
Y yo sigo corriendo al compás del cronómetro que marca el destino,
a pesar de comprender que el momento llegará,
y mi carrera se acabará de repente,
sin trotes, ni pasos,
del galope pasaré al eterno silencio del olvido.

A destiempo


Cuando era niña
no entendía qué era un magnicidio
ni sabía lo que representaba una guerrilla
en pleno siglo XX.
Tampoco existía en mi imaginario
la balanza comercial de un país
y los tratados comerciales.

Cuando era niña,
en el anverso y el #reversodeltiempo
la memoria lo cambia todo;
antiguamente los médicos pensaban
que las sangrías lo curaban todo
después de años y años de sangrías
—en absoluto terapéuticas—
espero que México se cure pronto,
muy pronto.

Reverso del tiempo


¿Existe algo/alguien en el #ReversoDelTiempo?
Un día saludé a mi sombra y ella me tendió la mano.
El tiempo se disipó y me convertí en nube.
Soñé con mil formas y tormentas,
olisqueé el sol y acaricié la luna.
Viví aventuras sin moverme y sin que nada se moviera.
Solo era en esta nueva era una nueva nube sin tiempo que me exigiese andar.
Conocí el bien absoluto y un mal eterno sin consecuencias ni efecto mariposa.
Todo era sin ser.
Existí sin de verdad hacerlo.
Me di cuenta de eso, de que el tiempo jode todo, pero a la vez lo cambia.
Volví a ser yo,
con errores ni buenos ni malos,
solo errores que mutan como camaleones en los ojos de quien los mira.

Soy un desierto


Por: Anauj Zerep

En el #ReversoDelTiempo fui un vasto campo de rosas, lirios y orquídeas.
Su aroma era fragancia de amor.
Mi fuerza interior era como roca fuerte, grande y poderosa,
parecía que nada me derrumbaba.
Llegó el viento del desprecio, convertido en tormenta, me fraccionó.
Y de las fracturas brotaba el agua de mi interior.
El manantial se secó, el desierto se formó.
En mi mundo solo hay dunas de dolor,
he perdido tu amor.
Las cactáceas abundan y sus espinas aumentan el dolor.
Hoy, no hay sol, no hay calor, solo frío que hiela el alma.
Es una tormenta, no hay calma.
Ráfagas de viento helado azotan los pequeños brotes que se niegan a morir.
Soy un corazón desierto, un alma desolada en espera de la lluvia que me haga renacer.
Renaciendo mi ser, floreciendo en la ternura de un amor inmarcesible.

Hito


¿Y si el #ReversoDelTiempo es lo que nos falta por vivir?

Es una cuenta atrás y no un viaje en el tiempo al pasado.

Todos tenemos un hito:
Estoy por llegar al mío.