Hijos de Baphomet


«Baphometh, el arquitecto del Universo». Tinta sobre cartulina.

Si no saliste de una vagina:
no te parió tu madre,
te parió la ciencia;
por tanto,
la ciencia es tu madre,
porque estás vivo(a) por ella.

Y el padre de la ciencia y toda alquimia es él,
o ella, o «elle» como se dicen ahora;
porque este ser no tiene género.
Este es padre y madre a la vez,
como tú.

Y como hijo del padre de la ciencia
buscas la ciencia,
el conocimiento,
el caduceo de Hermes.

Porque de su vientre vienes,
y a su vientre quieres volver,
en tus deseos nocturnos
cuando tocas tus botones de placer
o los de otro, o los de otra.

Te calientas y no te quemas
porque no eres de madera.
No hay alfarero que te forme,
ni carpintero que te cure
porque eres de acero… quizás.
Pregúntale a un herrero
a ver de qué estás hecho.

Si lo reconoces,
tu xadre te espera
con los brazos abiertos
y con su vientre abierto también.

Pero si te repugna y quieres huir,
no te queda otra más que morir;
y nacer otra vez,
ya no de sangre
sino del Agua.

Escribe en un minuto


Escribe en un minuto
un poema
que diga: que calle,
que lata en trece palabras;
que caiga como pétalos de cerezo,
que produzca hormigueo,
que flor de tilo y mares en furia y semillas creciendo.
Escribe con sutura de doctor palabras
que nunca se besarían;
que no sabes decir,
que solo rozas como brisa y aran
su olor en la memoria, 
y que te hagan sentir que tienes alma.
Escribe por ejemplo:
He salvado un gorrión 
en un garaje.
Cuando lo cogí me acordé de ti.
Regué árboles
en verano.
Lo demás no importa.

Semejanzas


Mariposas Monarca, Santuario de Chincua (2016). Foto por ahuanda

La felicidad es como una mariposa

se le puede ver revolotear por doquier

pero si intentas asirla 

es posible que sus pequeñas alas se hagan polvo

en tus torpes y voraces manos

o que intente escapar

presa del terror

La felicidad es ese instante

en que la mariposa

se manifiesta tan pequeña

pero tan imponente a la vez

haciendo alarde de su gracia

de su fragilidad

de su ser libre

Indemnes


somos encuentros imposibles

palabras que no

voces entre la hojarasca
que susurran

mimos tocándose invisibles

pisarse en el charco
donde también llueve tu nombre

polillas alrededor de farolas

¿puedes mirar a un pájaro
y salir indemne?





Elige el tema de la «Antología III»


ACTUALIZACIÓN: Hemos definido el próximo tema de la «Antología III»: Agua. Necesitamos sus sugerencias de hashtag para nuestra próxima convocatoria en las redes sociales. Pueden enviar su propuesta aquí: Tema para la «Antología III»: Agua

¡Hola a todos!

Gracias por sus sugerencias para el tema de la tercera antología anual de Salto al reverso.

Tras decidir el tema, se realizará una dinámica en Facebook, Twitter e Instagram para convocar a nuestros autores y seguidores a enviar obras para ser incluidas en la antología. Posteriormente, también se realizará una convocatoria temática para los autores del blog y autores externos que deseen participar.

Ahora, por favor voten por alguno de los siguientes temas:

https://saltoreverso.survey.fm/vota-por-el-tema-para-la-antología-iii

(Algunos formularios o encuestas no aparecen en la app de WordPress, favor de ver esta entrada en un navegador de celular o computadora).

¡Gracias por su participación!


Descubre las publicaciones de Editorial Salto al reverso:

¿Quieres publicar tu libro?

Hagamos tu libro realidad.

Suscríbete a nuestro newsletter.

Te informaremos sobre novedades de nuestra editorial y promociones en nuestros servicios.

Lo demás


Foto: ahuanda

Pregunté al pájaro sobre la vida.

Me dijo el pájaro:

                             Lo demás.

¿Qué es lo demás?

Lo demás

Se va volando.

What remains?


«Cuando la guerra termine,
¿qué será de los caballos lisiados,
de los carros rotos
y de los soldados muertos?».
Cleopatra, la alquimista

I

¿Acaso puedes recordar
cuando luchamos
por recuperar nuestra salud?

¿Acaso puedes recordar
cuando anhelamos recuperar
nuestra juventud mal invertida?

¿Acaso puedes recordar
lo que queda de ti,
o qué queda de mi?

II

No puedes,
te es imposible.
Los muertos no recuerdan.

Solo los vivos
estamos condenados
al suplicio de recordar.

Solo los vivos
sangran de los pies
por caminar sobre sueños rotos.

III

Solo los vivos
son erosionados
por el paso del tiempo.

El tiempo es un enemigo implacable
que ya me ha derrotado.
Y que me derrota día tras día.

El tiempo fue cruel contigo.
Te obligó a hacer el nudo de la soga
con la que te mataría.