En siete días


Se quejó la pena,
alejada.
La nada ríe
en un pestañeo,
acercándose.
Lo predecible celebra
con un brindis.
Levanta su copa
hacia la costa.
La brisa ventea
la cortina,
en señal de paz.
Llega a tierra
y muestra bandera:
garras de león,
medio corazón
y cadena anclada.
El marinero en su barco,
el faro cerca de tierra,
las noches de verano
y la luz estelar.
Y te veo suspirar,
cubro de rojo la arena.
Y tu miras hacia aquí,
poniendo rostro
al suspiro.

Todo cabe


Todo cabe en una noche de insomnio mientras duermes.

Todo espera.

Todo puede volver a empezar a la mañana siguiente.

Pero sigues encerrado.

 

(Foto del autor)

Este aliento


Fotografía por Alex Wigan (Unsplah).

 

No vinimos para quedarnos,

bien lo sabe este pájaro

que alza el vuelo,

o la nube

que se diluye en nuestro cielo,

como agua entre los dedos.

Pero este aliento,

bocanada de aire codiciada por los vivos,

siempre huye de la muerte;

sabe del calor en otros labios,

sabe del olor de la tierra

cuando se revisten sus huellas;

sabe de tu roce,

vida,

en su pulso acelerado.

 

Mayca Soto. El gris de los colores

Esa no eres tú


Ese ombligo me habla de ti,
un eco escondido
recoge desde tu piel,
los sentidos viajan por el borde
de tu ropa interior
hasta el triángulo amoroso.

Intenta pero no puede
separar tus piernas,
para volver a nacer,
quiere ser gemido
vestido de ti, pero,
esa no eres tú, es otra,
una desconocida a la cual describo.

Se aferra a esa cintura,
asciende y desnuda
un abultado pecho,
encolerizado, besa,
difunde en esa piel sus deseos,
el rechazo primero muere,
tus labios muerdes.

El silencio más hermoso
rodea tu corazón,
detrás del lente, tu cuerpo
se retuerce,
el placer de ver es tuyo,
el de sentir, de ella.

Las letras, mis letras,
acompañan esta historia,
escrita de imaginación
versus inocencia,
una imagen se convierte en poema,
usted, en mi pequeña musa.

La aventura del amor


La aventura del amor

es recoger un poco de frío al coger una mochila,

y pensar en ti,

y reírse de esas miradas hieráticas.

Cansadas ya al principio de la mañana.

 

(Foto del autor)

Radicales alas alcanas


Radicales alas alcanas

­

I

Reinas BlacksGaea con ímpetu,
espíritu, pasión e integridad.
Lograste encontrar tu forma etérea
mejor que cualquier guerrera espiritual.

II

No esperaba te vuelvas etérea físicamente,
pero elevaste tus radicales alas alcanas.
Ahora eres etérea químicamente
cuando el oxígeno en tu mente es el arma.

III

Tu físico es fulminante y ardiente
y a mis tierras da atmósfera tu alma,
tu cuerpo en el mío es fuego inminente
que hasta mi espíritu dejas en llamas.

Dolor psíquico


Fotografía por @theyoungQuevedo

Etérea es la dicha;

la capa fina de nieve agradecida,

y el día que nosotros sonreímos antes de cenar.

Etéreos hablan los árboles,

y los pensamientos son pompas enérgicas

que deberían ser una imagen.

a la que decir, “ya no existes”.

Etéreos son los días que felices veremos en la vejez.

Hay tanto dolor en el cuerpo que niega ser etéreo,

como miserable traidor, codicioso del cariño.