Cadena de reciclado


Estaba decidida
a tirar los duelos
que arrastro
a la basura.
Pero al llegar allí,
me dieron tanta pena
que los reciclé.
En el azul,
puse todas las tristezas orgánicas
que olían fuertemente a podrido.
En el amarillo,
puse todas las precauciones
que me habían embotellado
en inseguridad.
En el verde,
tiré todos los miedos,
racionales e irracionales
y me quedé escuchando
cómo se quebraban.
Imagino que se partieron
en más de mil pedazos.
Al llegar a casa,
sabía
que aún quedaban
muchas vueltas que dar.