Llanto mágico de una ramera


Las putas aman y lloran...
Fotomontaje: Las putas aman y lloran... Edwin Colón 2014

La puta pedaleaba en la bicicleta dejando caer una cascada de lunas diminutas sobre la calle. Al rozar el suelo, las lágrimas se desnudaban, mostrando sus siluetas como manzanas rojas en mitades. Danzaban llorosas marcando la ruta de su huída.

Un ángel recogía y examinaba la multitud de fragmentos rojos. Mientras un joven sorprendido por la estela que alumbraba el camino, la seguía con ilusión.

El serafín identificó entre las desnudas lunas fragmentadas, la que se ajustaba a la perfección con el corazón herido del joven. Puso el pedazo de llanto en la flecha. La lanzó. Y atravesó su corazón.

Anuncios

Cuento corto: CLOSE ENCOUNTER


Petra tuvo sexo con un extraterrestre ayer. El coito fue multicolor. El semen verde corrió por sus labios, tibio, ácido como un limón recién exprimido en una boca virgen. Él continuó la intervención quirúrgica. Le desgarró la vagina con su escalpelo, los polvos cósmicos plateados la anestesiaron. Lamió con su lengua gelatinosa todos los gajos de su clítoris anaranjado. A pesar de la anestesia ella gritaba de placer cuando la taladraba inmisericorde. Sonrió, suspiró y se desmayó con un color púrpura en sus mejillas.

Cuando el alienígeno pensó que Petra estaba moribunda, ella se sacó una carcajada, volvió a bambolear sus caderas y a gemir de gozo. Él se comió los ovarios de la ramera extirpándole las células cancerosas. De madrugada Petra abandonó la nave matriz y regresó a su casa. Nadie le creyó el cuento, aunque varias de las compañeras del prostíbulo sueñan con ser raptadas por este duendecillo.

A las dos semanas Petra tuvo otro encuentro cercano. Fue hallada muerta a causa de una sobredosis de cocaína.