Psicoscopía


Cierto día, un hombre se encontró un extraño objeto mientras volvía del trabajo. Al acercarse a él, se percató de tres cosas: que era un reloj, que en él se reflejaba el cielo y que no tenía manecillas. Esto extrañó mucho al hombre que, pese al mal presentimiento que tenía, se acercó a recoger el reloj. En cuanto lo tocó, sintió que una fuerte corriente eléctrica lo recorría. A la dolorosa sensación le acompañaban fuertes visiones de muchas personas con el mismo reloj en sus manos, en diferentes lugares y épocas diciendo todos la misma frase: «dentro de cada objeto se oculta el #ReversoDelTiempo». Luego de aquella intensa experiencia se desmayó y fue encontrado por sus familiares a unas cuantas calles de su casa.

Tres días después, despertó. Se dio cuenta que, al tocar la cama con sus manos, venían visiones a su mente de todas las personas que habían estado en contacto con ella. Descubrió allí que su esposa lo engañaba con el profesor de música de su hija. Consternado, fue a la habitación de su hija y tocó su mochila. Las visiones provenientes de la mochila le permitieron saber que ella planeaba suicidarse lanzándose de un risco ese mismo día. Preocupado, y sin decirle nada a nadie, se dirigió hacia el risco para buscar a su hija. No conocía el lugar exacto, pero cada cierto tiempo se agachaba para tocar el suelo y así saber, gracias a las visiones, quién había caminado por ese sendero. Finalmente, perdió el rastro de su hija.

Entre la maleza encontró la colilla de un cigarrillo y la tocó. Su hija, antes de lanzarse, se fumó ese cigarrillo y pensó en todo aquello que la atormentaba; por lo que dichos pensamientos quedaron impregnados en él. Cuando el hombre terminó de examinar el cigarrillo, comprendió los motivos de su hija y se lanzó del risco también. La familia reportó ambas desapariciones la misma semana, pero no encontraron los cuerpos sino hasta después de seis meses.