Días que son mar


¿Se puede odiar un día que aún no pasó? No hace falta mirarme al espejo para ver mi rostro mientras me hago esta pregunta. Me reflejo en ella.

Estoy sentada, bastante cansada. Mi cuerpo se encoge y tirita de frío. Mi mano pide coger papel y pluma y hace el esfuerzo de poner orden a las ideas de mi cabeza, dicen que funciona. Dicen que verter, en papel, los pensamientos, sirve. Aunque cada vez que yo utilice este método, sea para dejar fluir a las palabras que están en mis pensamientos, para que sean agua, para que fluyan como un río. Río que desde su nacimiento no sabe a dónde se dirigirá, pero todos sabemos que termina en el mar.

Odio el día de mañana, me repito otra vez, frente al espejo.

Mírame, no sé cuántas veces habré tenido esa frase rodando por mi mente. En realidad, por llevarme la contraria a mí misma, sí lo sé. Dos días al año, dos días en los que la vida decidió marcarme como una página del calendario, como una página que cuelga, a la vista de todos, y está presente continuamente.

No odio al día de mañana por lo que será, sino por lo que es.

Parecerá extraño decir esto en presente cuando es futuro. Hay días pasados y futuros que siempre serán presente, pese a que no lo sean adrede, es su esencia. La raíz del día, que habiendo ocurrido o pendiente de ocurrir, es otra cosa. Ser en presente. Ser, siempre, pese al tiempo que pase.

Por eso, es hora de despertar y de que acabe esta película: Los días que son mar.

Anuncios

Nacimiento de la diosa Soledad


Condenada al desconsuelo

se esconde en la oscuridad.

Sin proporcionalidad

amó y tanto retó al cielo,

y tanto, tanto amó al fuego

—guardó luz en su interior.

Ardiendo desde su flor

germinó el desasosiego.

La supremacía de la verdad


Soltamos verdades
como migas de pan,
señalando el camino
nos aleja de —todo—
lo demás.

Una verdad a medias.
Una media verdad.
Una verdad completa
nos libera de —todo—
lo demás.

Una verdad engañosa
extendida en la visión,
accediendo directa al fondo
—consciente evolución.

Una verdad privilegiada
cómplice del engaño:
la verdad de otro
no es la mía.
La mía, por serlo, es —más—
más verdad.

Intramundo incipiente


Abro las puertas
de mi propia Babilonia.
Entran conmigo los rechazos
golpean
transforman
mudan.
Con lo que fracasé
con lo que mentí
con lo que perdí.
No conseguí rendición,
ni honra, ni extravío.
Cojo piezas
desarraigo
alienización:
intramundo incipiente.
Ordeno ruinas.
Construyo mi paraíso
donde nadie toca luz
excepto mi mano izquierda.

La mirada de nadie


«Barrotes sobre su piel», por Gema Albornoz.

La punzada
continúa.
Y se encoge.

Filtra el dolor,
ahora, caricia.

No hay preguntas,
ni intrigas
sobre el origen.

El banco —su cama—
lo protege del mundo.

Cae brazo al suelo,
roza el caos.

Sale al exterior.

La mirada de nadie
lo alude.

Vuelve al calor,
barrotes
sobre su piel.

Legados que vivo y lloro


¿Dónde estabas
cuando quise tu abrazo?

¿Cómo no nadar
por ese arroyo salado
de tus ojos?

Algo que busco
y sólo puedo encontrar
tras arbustos.

Algo que viene conmigo
en cada capa de mi piel
y desvisto cada noche.

Mi herencia.

Esa que lloro
cuando recuerdo
y vivo
cuando me olvido.

Nubes risueñas y humanas (final alternativo)


En los vestigios de la edad medieval, los grandes y sabios nobles andaban bajo la búsqueda de leales y valerosos guerreros que concibieran su destino como la protección del feudo.

Sabían que la condición humana guardaba en su interior ego y capciosos cimientos, mas, como animales en peligro de extinción, decidieron fiarse de ellos. Además,  sabían que la confianza debe comenzar en uno mismo, el resto evolucionaría bajo la tutela del tiempo. Y, como todo horizonte temporal, tuvo un principio.

Tras un largo lapso de guerras sinsentido, de lloros y lamentos hacia corazones de humo, un viejo noble se mantuvo firme y gracias a la ayuda de una hechicera,  vetustos recuerdos y anhelos nobles fueron evaporados bajo la luz de la luna.

Surgieron así de las estrellas jóvenes partes de él que honrarían su nombre y serían leales al pueblo que el sabio gobernaba.  Únicamente existía un requisito, para que los guerreros actuasen con alardes valerosos y humanos, el sabio y sus actos debían regirse bajo el ojo del bien y bajo sus propias gotas de amor y empatía. Si no, tal como vinieron,  se irían.

El viejo sabio lo aceptó.

Con el tiempo aquellas gotas procedentes de un sol propio, tuvieron hijos. Hijos independientes y humanos, con resquicios de osadía y humildad; resquicios que enmarañaron el mundo y lo convirtieron en una paradoja más humana y cercana.