Todavía no


Se cansa de vivir. Apaga el reloj despertador que en los últimos diez años ha sido su única compañía. Se acuesta en la cama. Cabecea. Divaga. Duerme. Llega la muerte. Lo contempla. Acaricia su cuerpo. Reconecta la alarma y desaparece.

Como una fotografía


reloj_2

                                                 

                                                  Como una fotografía vieja

                                                  en la que aparece un forzudo

                                                  con bigote y traje de tirantes

                                                  a rayas.

                                                  Así, como en una fotografía vieja

                                                  nos tiene cogidos sobre sus hombros

                                                  ( a mis 3 hermanos y a mí )

                                                  como si fuéramos una pesa

                                                  de aquellas de 2 toneladas.

                                                  Sonriente. Sin esfuerzo

                                                  muestra su fuerza y su familia

                                                  en una playa de Peñíscola

                                                  con el castillo al fondo.

                                                  Lo tengo en una fotografía. Sí.

                                                  Es el mismo

                                                  que ahora se acerca por la calle

                                                  encogido y frágil, como de lado,

                                                  apoyado sobre su bastón

                                                  lentamente.

                                                  Sí. Es el mismo.

                                                  Lo tengo en una fotografía.

                                                  Era una mañana soleada.

Alimento virtual


como alimento virtual

elijo quedarme a calentar tus pies

observo las fotografías de tu andar y me detengo

soy el mismo que piensa en los verdes relojes

y le sobra el tiempo para no pensar

como si de las palabras dependiera

y me dices que sí

que te encantaría leerme de cerca sin mirarte en el anverso

espero tu respuesta

no te pido tiempo ni celestes besos de metal

tan solo un café y una charla de bolsillo

las manos libres y es que no entiendo a las persianas

como alimento virtual

elijo quedarme a calentar tus pies