Antología II – Salto al reverso


  Antología II Salto al reverso Salto al reverso presenta su «Antología II», el segundo volumen de una recopilación anual de las obras destacadas de su blog (saltoalreverso.com) y de sus convocatorias abiertas en las redes sociales. A través de … Sigue leyendo

Nuestros fondeadores


¡Muchas gracias! Agradecemos a todos los que hicieron una aportación para nuestra campaña en Fondeadora, que ya ha finalizado y no llegó a su objetivo. Más información aquí: Sobre nuestro crowdfunding (finalizado). Sus aportaciones les serán reembolsadas en el plazo de un par de semanas. Más … Sigue leyendo

“Caballero del Conocimiento” ¡En la revista Salto al reverso #8!


Compartimos la obra de Blacksmith Dragonheart especial para la revista #8 de Salto al reverso y le damos la bienvenida como autor del blog:

Blacksmith Dragonheart
Herrero llegado de tierras muy lejanas, forjador de ideas y de armas mentales. Alta experiencia en batalla y proveedor de prolijas armas para guerreros pensantes. Ya en serio. Soy Ingeniero en Electrónica y dibujante. Actualmente estoy dando a conocer mis trabajos y haciendo colaboraciones para pulir mis artes para publicar las historias que estoy escribiendo y que deseo compartir próximamente.
Blog: blacksmithworkshop.wordpress.com
Género: Dibujo
Lugar de origen: Guayaquil, Ecuador

Revista 8 Salto al reverso21

Blacksmith's Workshop

¿Recuerdan la Revista #8 de Salto al Reverso que les compartí hace poco? Bueno, aquí está una de las ilustraciones propias con las que colaboré. Quedó espectacular:

caballero del conocimiento

Y cómo no agradecer a la excelente revista Salto al Reverso. Ha sido un gusto colaborar con ellos y es una maravillosa experiencia leerlos.
Gracias por permitir expresar mis pensamientos a través del “Caballero del Conocimiento” mediante mis artes gráficas.

Ver la entrada original 139 palabras más

Salto en la noche


Pura Essenza

revista salto al reverso 5 diciembre febrero38

Amigos, comparto con ustedes una de mis fotografías que fue publicada en la revista No. 5 del Blog Colectivo de Salto al reverso, no dejen de darle una hojeada.

Pueden buscarla en: ISSUU y PDF

Friends, I share with you one ofmy photographswas publishedin the journal No. 5 of the CollectiveBlogSalto al reverso“, do not hesitate togiveany look.

They cansearch: ISSUU y PDF

Ver la entrada original

Golpeteos


Me despertó un ruido a mitad de la noche.

Era un ruido como el golpear de un puño en un pedazo de vidrio. Un golpeteo desesperado, como cuando se toca a la puerta, como si alguien me estuviera pidiendo que le dejara pasar.

Pensando que habría alguien en la ventana me levanté y me asomé al patio.

No había nadie.

Intenté relajarme; “quizá lo has imaginado” me dije. Cuando al fin me relajé y pude irme a la cama lo volví a escuchar… y se me puso la piel de gallina.

El ruido venía del espejo.

La Mesera


Todas las tardes voy al mismo Café y me siento en la misma mesa.
Todas las tardes lo hago a la misma hora. Todas las tardes de lunes a viernes, claro (los sábados y domingos no habría razones para ir).

Todas las tardes saco un libro, un periódico o una libreta para escribir. Cualquier cosa menos una revista, no quiero parecer farandulero, si no intelectual.
Pido un café, espero a que me lo traiga y suelto algún comentario gracioso o interesante solo para verla sonreir, mas nunca me atrevo a entablar conversación con ella.
Así paso todos los días; llego, pido un café, ella lo trae, suelto el comentario, ella su sonrisa y se detiene el mundo por unos segundos.

“Dicen que cuando conoces al amor de tu vida el mundo se detiene por unos segundos.”

Recuerdo esa frase de Big Fish cada vez que la veo sonreir.

No solo es su sonrisa, su voz es dulce melodía también. Si no fuese por evitar sonar patético diría que los pájaros se quedan mudos solo para poderla escuchar.
Esa es la segunda mejor parte del día, cuando me habla. Sé que solo es para cobrar el café, para darme mi cambio y desearme un buen día… Pero lo dice con tal cariño que su “vuelva pronto” me convence por completo.

Y así todos los días.

Todos los días hasta hace una semana. Llegué al café como siempre, pero esta vez iba decidido a hablarle. Esta vez saldría con una cita.

Para mi sorpresa, ese día me atendió otra persona.
“Habrá faltado al trabajo, se sentiría enferma” pensé.
Pero pasaron varios días y no la volvía a ver.
Comencé a ir sábados y domingos, quizá le habían rodado el turno. Pero no, tampoco estaba.

Al final mi curiosidad pudo más que mi paciencia y pregunté por ella.
No sabía su nombre así que tuve que describirla: de piel blanca, alta, pelo negro y ojos claros. Y sobretodo con una hermosa sonrisa.
La encargada supo de quién hablaba y con cara de tristeza me dijo “Hace unas semanas tuvo un accidente que la dejó en estado crítico. Tengo entendido que anoche la dieron por muerta”.

No podía ser. Tantos años yendo al mismo sitio, viéndola, teniéndola tan cerca, pudiendo decirle algo, pudiendo conocerla…. pero no lo hice.

Fui a mi casa lleno de tristeza y frustración y sobre la mesa vi el primer libro que llevé a el café. Lo llevé unos días, pero no lo había vuelto a llevar ya que lo estaba terminando y se vería un poco tonto llevar el mismo libro ya terminado para parecer que hacía algo.

Me senté, lo abrí y en él encontré un recibo con el nombre del café arriba. En la parte de atrás tenía un numero de teléfono y una nota que decía:

“Deberías llamarme algún día.
-La Mesera”

Sígueme en Crónicas, sucesos y delirios para más entradas como esta. Y muy diferentes también…

Realidad reversa de salto alterno


Image

Salto.
Y al reverso.
Salto siempre subiendo
y alcanzando cotas. Y subiendo a través
de peldaños que van escribiendo poemas,
y armando fotos de colores
de imágenes que hacen pensar.
Salto.
Y al reverso.
Imaginado desde una esquina, o desde una silla
que mira al techo en una pieza mexicana.
Por una chica binombre,
que ríe siempre que ríe
en ello por ello y con ello.

Salto que observado dentro de un mapa,
se va propagando hacia Europa,
hacia confines que va heredando,
hacia fronteras que va traspasando.
Salto.
Y al reverso.
Como un globo almacenando alimento caliente,
inmensamente bañado de noticias que no son tales,
y de palabras frontales,
informales, huecos de todo lo que aún no se ha dicho.

Salto porque sí.
Que no solo cae sino que va creciendo,
en un aire que lo merece y que cuando no sube lo extraña.
Salto.
Y al reverso.
Realidad reversa de salto alterno.
En cualquier caso mejor que mortal.

A Carla Paola, que ayer me puso contento.
Muy contento con su contento real, uno de los que empapan.

Escrito a las 12.40 del mediodía en Karlsruhe, una bonita ciudad en medio de la Europa parte del mundo.