Somos… ¿quiénes somos?


Somos una búsqueda. Una exploración creativa. Somos eclécticos y cuidadosos. Somos filósofos y somos cuenteros, ensayistas. Somos un momento del tiempo de caóticas convergencias; somos los ‘sin salida’, los del rostro claro y engañoso. Somos falsos profetas y somos la verdad al desnudo. Somos quienes están en el camino de lo absurdo como parámetro ideal de la existencia. Somos la burla de nosotros y la risa de los otros. Somos el espejo de un mundo desordenado con el ánima del descubrimiento. Somos los que develan de un solo tajo lo irreconocible. Somos algunos que han ocurrido, sucedáneos. Somos los de la voz del silencio, somos el grito que calla o murmura y se acorta o se expande. Creadores. Somos creadores. Universos de letras esperando ser contados, objetos de estudio esperando su análisis, ensayos fenoménicos, historias que cuentan disparates y disparates que cuentan historias, historias de seres que se mezclan entre este y otros mundos. Somos historias. Somos pensamiento. Somos caos. Somos un salto al reverso. Somos una exploración sin método, atrincherados en una de las grietas del mundo construido por las palabras. Somos la mandíbula de leviatán y somos el náufrago Crousseu; somos Moll Flanders escapando de Inglaterra, somos desde Petrarca hasta las vanguardias y las pos-vanguardias y las posteriores modernidades hechas añicos; somos ficción y minificción. Somos la filosofía contemporánea y somos la crítica musical. Somos inventores de un mundo roto, reconstructores de lo jamás hallado. Somos la imaginación divagante de un grupo heteróclito que se expresa sin miramientos, ni posiciones banales; somos un grupo de creadores a quienes el mundo y sus rigurosos aspectos académicos, editoriales y políticos, nos han quedado pequeños. Somos la pregunta de la oruga: ¿quién eres tú?