Pudo haber sido verdad


sueno-de-amor

Deslicé mis manos
Acariciando cada palmo de tu piel de seda.
Recorrí la geometría de tu cuerpo sin aristas,
Lentamente, saboreando cada milímetro.
Rocé tus labios ligeramente,
Saboreando la fresa destilada,
Mientras mis brazos te estrechaban
Más y más contra mi cuerpo.
Enredé tus cabellos entre mis dedos
Formando caracolas de hilos de oro.
Hicimos el amor envueltos
En un torbellino abrasador,
Y corrieron ríos de agua y sal por nuestros cuerpos,
Empapando el alma de delirios.
Quedamos en silencio
Entre jadeos de cimas alcanzadas,
Con las sábanas revueltas sonriendo
A la tenue luz de aquella lámpara.
Y apareció el rayo de luz por la ventana
Trayendo consigo realidades,
Se esfumó el sueño en el vacío
Y se formaron gotas de soledades.